Inicio»Cultura»Vasta trayectoria como compositores

Vasta trayectoria como compositores

0
Compartidos
Google+

CHAMPOTÓN.— El maestro Anastasio Castillo Navarro, mejor conocido como “Pistola”, bajista de corazón, músico de antaño y querido por su gente, a sus más de 80 años mantiene viva su pasión y amor por la música.

Su amplia trayectoria aglutina poco más de 40 composiciones, muchas de ellas por no decir una gran mayoría, letras inspiradas de anécdotas vividas, otras más contadas, pero todas con un toque de picardía.

Inicié en la música desde muy joven, —dijo— tal vez como a los 14 años. Mi primer maestro fue don Virgilio Barrera Vega y más adelante don Joaquín Peraza, este último me incursionó en el bajo, instrumento que toco hasta la fecha.

“Toqué en varias agrupaciones como Los Capri, La Sonora Carmelita, Los Piratas del Ritmo, por decir algunas, pero nunca dejé de escribir y lo seguiré haciendo”.

Don Anastasio resaltó que su sello peculiar es la picardía, por lo que se puede mencionar un amplio y popular repertorio como “Marcela”, “Don So”, “Tito el tobilero”, “Que me traigan a Pistola”, “Agüita de coco”, “Te invito a mi feria”, “¡Ahí viene pistola!”, “El chic chic chic”, “El padre Prior”, entre otras.

Su más reciente composición es “Champotón eres tú”, melodía inspirada en su bello puerto: “la escribí hace algunos años e incluso le puse los arreglos musicales”.

Comentó que respeta la música de ahora, “pero prefiero mil veces la música de antaño, la romántica, la bohemia, la que enamora”.

ESCARABAJO, CON 800 OBRAS

ESCÁRCEGA.— Jesús Manuel Cortés Cruz, conocido en el ambiente musical como “El Escarabajo”, mote que le impuso a su agrupación musical, es uno de los compositores más reconocidos de la ciudad.

A lo largo de su trayectoria, iniciada desde los 8 años, estima que posee unas 800 composiciones, entre las que destaca “Escarcegueña”, creada como homenaje al municipio.

Fue empleado de la Casa de la Cultura de la ciudad donde inició el mariachi local. Su pasión por la música es parte de una herencia familiar, donde el gusto por los instrumentos de cuerdas y percusiones, obedece a que su árbol genealógico posee raíces puertorriqueñas y españolas.

Primero fui compositor —contó— y para darle cause a la melodía tuve que aprender a tocar la guitarra. Mi principal inspiración es mi vida, la niñez que llevé, y el honor a la mujer.

Comentó que logró formar y consolidar la agrupación Escarabajo, con quienes grabó tres discos con canciones de su autoría, donde destaca El Baile del Escarabajo, cuyo ritmo es copiado actualmente en otros estados del país, también compuso “Escarcegueña”, que sirvió como himno para el municipio.

La composición es una virtud, —exclamó— es algo que traes por naturaleza, pues aunque no sepas tocar un instrumento podrías tener logros importantes. Mis hijos siguen la tradición, son personas que se han preparado, y eso me llena de emoción y satisfacción.

Aseguró que ser músico y compositor es una herencia familiar, y asentó que “cualquiera puede tocar un instrumento, pero no cualquiera podría componer. La música es mi pasión, es algo que me ha gustado toda la vida, y lo que hice fue inculcado a mis hijos, por fortuna aprendieron y lo estudiaron, lo que me da confianza que lo transmitiremos a las futuras generaciones”.

Hay un dicho que reza: “no se puede ser curandero sin conocer las yerbas”, y para conocer el rubro cultural necesitas haber trabajado en ello. Fui empleado de la Casa de la Cultura, iniciamos el mariachi local por un compromiso de un presidente municipal, pero también fue un reto personal. Al final lo conseguimos, pero otros lo despreciaron y olvidaron el proyecto, relató.

 

Noticia anterior

Cuestionan cheneros demolición de bazar

Siguiente noticia

Envenenan gatos en calle 18 de Dzitbalché