Inicio»Deportes»Benji, ícono del deporte paralímpico

Benji, ícono del deporte paralímpico

0
Compartidos
Google+

REPORTAJE

Henry Rodríguez Ortegón

EL ATLETA CAMPECHANO PARTICIPÓ EN LOS JUEGOS PARALÍMPICOS DE BEIJING Y LONDRES

Un currículum deportivo que incluye más de 90 medallas ganadas en eventos estatales, regionales, nacionales e internacionales, la obtención del Premio Estatal del Deporte en 2006 y del Premio Nacional “Luchador Olmeca” en 2012, hacen del atleta con parálisis cerebral Benjamín Cardozo Sánchez, el ícono del deporte en Campeche.

Sus triunfos y reconocimientos en la gran pasión de su vida, el atletismo, donde sólo le falta por cristalizar un sueño que es colgarse una medalla en unos Juegos Paralímpicos, siendo los de agosto en Río de Janeiro, Brasil, quizás su última oportunidad, lo convierten en un ejemplo para la presente y futuras generaciones de atletas campechanos con capacidades diferentes.

“AGRADEZCO A DIOS SER ASÍ”

Hijo primogénito del matrimonio formado por Manuel Cardozo Pérez y Sonia Sánchez Sunza, Benjamín Cardozo Sánchez nació como un niño normal el 30 de mayo de 1985, pero a los seis meses contrajo la enfermedad hemiplejia espástica lateral que le afectó el brazo y pierna del lado izquierdo de su cuerpo.

“A esa edad uno no está consciente de la situación, por lo que crecí con la enfermedad y cuando tuve uso de razón lo tomé normal. Mis padres me dieron siempre un trato igual que a mis hermanos Manuel y Erick, incluso en los castigos por portarme mal o hacer alguna travesura”.

Al llegar a esta etapa de mi vida, “agradezco a Dios que haya tenido esta discapacidad, porque por ella y mi deseo por superarme que mantengo vivo hasta la fecha, he tenido los triunfos y logros y alcanzado casi todas las metas que me he trazado como deportista, que tal vez como atleta convencional no hubiera conseguido”.

SUS ENTRENADORES

Tenía 14 años cuando Benji, como lo llaman sus compañeros y amigos, asistió a una campaña de atletismo para detectar talentos junto con sus hermanos, que organizaron en agosto de 1998 los entrenadores Vicente Aguayo y Humberto Sánchez en la pista de la entonces Unidad Deportiva Infantil, hoy Centro Deportivo de Alto Rendimiento (Cedar).

“Me hicieron unas pruebas físicas y determinaron que tenía facultades para el salto de longitud y desde entonces empecé a entrenar primero con el profesor Carlos López (actual presidente de la Asociación de Atletismo de Campeche), después con Fátima Cámara y luego con Pedro León Godínez (actual coordinador de Deportes del Ayuntamiento de Campeche)”.

Con él estuve 10 años y conseguí la mayor cantidad de triunfos en mi carrera, incluyendo la calificación a mis primeros Juegos Paralímpicos en Beijing 2008. Luego entrené con el profesor Humberto Sánchez con el que califiqué a los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, en el 2014 pasé con el entrenador cubano Roberto Fernández quien emigró de Campeche en 2015 por lo que entrené solo, y este 2016 comencé con el cubano Juan Carlos Ibáñez.

Desde su primera competencia que fue la Olimpiada Municipal de Atletismo en 1998, y después la Copa Rogers en Mérida en diciembre de ese año donde ganó bronce en salto largo enfrentando a atletas convencionales, su especialidad fue dicha prueba, y en forma complementaria también participaba en 100 y 200 metros planos.

En su largo y exitoso historial deportivo, Benjamín Cardozo, quien fue el primer representante de la Federación Mexicana de Deportistas con Parálisis Cerebral en calificar en atletismo a unos Juegos Paralímpicos (Beijing 2008) y el primero en repetir en ellos (Londres 2012), ostenta hasta la fecha el récord de 13 años consecutivos de 2004 a 2016, de ganar el salto largo en los eventos nacionales de atletismo paralímpico.

En los 100 planos también se mantuvo imbatible de 2004 a 2014 que le ganó el jalisciense Josué Sandoval.

En ese lapso fue que se consagró al ganar la medalla de oro en salto largo (5.35 metros) y las de bronce en 100 metros (12.71 segundos) y 200 metros planos (26.35 segundos) en la categoría T-37 de los IV Juegos Parapanamericanos celebrados en noviembre de 2011 en Guadalajara, Jalisco.

En la Paralimpiada Nacional sólo participó dos años (por la edad), en 2003 ganó cinco medallas: tres de oro en 100, 200 y 400 planos, y dos de bronce en lanzamientos de bala y jabalina, y en 2004 fueron cuatro de oro en 100, 200 y 400 planos y salto largo y una de plata en 800 planos.

En 2008 ganó el oro en salto largo en un Evento Nacional Multideportivo en Guadalajara con su mejor marca de su carrera: 5.75 metros.

“Todas las medallas que he ganado tienen un valor especial para mí, pero hay una que atesoro más que fue la de bronce en los 100 metros planos en los Juegos Parapanamericanos de Río de Janeiro, Brasil, en 2007, ya que un año antes en Hassen, Holanda, perdí en la misma prueba mi primera presea internacional, y en Río de Janeiro me caí en mi heat y sin sanar la herida, corrí la final y fui tercero”.

Por miedo a volverme a caer no quería correr, pero mis hermanos me hablaron y me animaron, y mi novia y ahora esposa, Diana Yanes Mass, me dijo algo que nunca olvidaré: Deja que Dios sea tus piernas.

cardozo4

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS

Benjamín Cardozo, de 1.64 de estatura y 56 kilogramos de peso, ha recibido numerosos premios entre ellos el Premio Estatal de Deportista del Año en 2006, y el Premio “Luchador Olmeca” en 2012 otorgado por la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme), así como importantes reconocimientos de autoridades municipales y estatales, incluyendo los gobernadores Jorge Carlos Hurtado Valdez y Fernando Ortega Bernés.

Pero hay uno que guarda con especial sentimiento, el que le dio el 29 de noviembre de 2011 la rectora de la Universidad  Autónoma de Campeche, Adriana Ortiz Lanz, hoy diputada federal, a su regreso de los Juegos Parapanamericanos de Guadalajara.

“En la UAC cursé mi preparatoria y mi carrera como licenciado en historia, y me dieron mi primer trabajo, por eso tengo un sentimiento especial por ella”.

A sus 31 años y en el clímax de su carrera deportiva, Benjamín Cardozo considera que las claves de su éxito han sido la disciplina y constancia, “cuando tienes un objetivo claro y definido luchas por él, y yo he tenido la suerte de contar desde el primer momento con el apoyo de mis padres, hermanos y mi nueva familia compuesta por mi esposa Diana y mi hija Valeria”.

Es algo que no todas las personas con alguna discapacidad tienen, y no solo me refiero a los deportistas, ya que muchos padres de familia en su afán de protegerlos muchas veces los limitan y les impiden desarrollarse como personas exitosas en cualquier campo de la vida.

Noticia anterior

#LadySometidas golpean a policía

Siguiente noticia

Maltratan a menores en kínder