Inicio»Deportes»¡VAMOS, BUCANEROS!

¡VAMOS, BUCANEROS!

0
Compartidos
Google+

Con tristeza nos enteramos ayer del deceso de Ermilo Lezama Cerve­ra, “Milo”, un gran amigo y jugador de básquetbol, que tuvo el encargo de conformar en Campeche un equipo para competir en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP).

Bucaneros de Campeche sin duda brindó grandes momentos de pasión deportiva en la cancha techada “Ma­nuel Prego Galera”, del Complejo De­portivo “20 de Noviembre”, a todos los aficionados al deporte ráfaga, que no tardó en convertirse en una activi­dad familiar en la rutina de los cam­pechanos.

Bucaneros, bajo la tutela de “Milo” Lezama, hizo vibrar cada jueves y sá­bado el recinto deportivo, mientras los corazones de cientos de campe­chanos que asistían le daban fuerza y empuje al equipo recién creado. Fueron muchas las satisfacciones que dieron a la afición que disfrutaba al máximo este deporte en la capital del Estado.

Quienes estuvimos involucrados en el proyecto sabemos que “Milo” Leza­ma tuvo que sortear muchas dificul­tades para mantener firme el paso de Bucaneros en la LNBP. Sin embargo, con enorme tristeza vimos que de un palmazo Fernando Eutimio Ortega Bernés, que apenas iniciaba su nefas­to sexenio, cerró todas las posibilida­des de continuar este gran proyecto.

La administración orteguista no tenía afición alguna, y con el pretexto de que nunca tenía presupuesto, can­celó el básquetbol profesional, casi eliminó al equipo de fútbol Corsarios, y en el béisbol disminuyó los apoyos a Piratas de Campeche, dejando un mal sabor de boca al deporte campechano.

A Lezama Cervera le quitaron por completo el presupuesto del equipo de básquetbol, le cancelaron las ac­tividades en el Complejo Deportivo “20 de Noviembre” y lo orillaron a cancelar ese deporte en la entidad. Vanos fueron sus intentos por impul­sar al equipo, pues en cada paso que daba encontraba un obstáculo que sortear por órdenes del exgobernador Ortega Bernés.

Peor aún resultó el amago de Or­tega Bernés de encarcelar a Milo por supuestos “montos no comprobados”, que en realidad parecían excusas in­ventadas por maniatarlo y que lo obli­garon a vivir amparado todo el sexe­nio “Justo y Solidario”.

Hoy la afición del deporte ráfaga en la entidad sin duda extrañará a Milo, pues sigue viva en la memoria la gloria que algún día nos dio de la mano de Bucaneros de Campeche. El equipo, que durante su primera temporada logró entrar a los playoffs, brilló gracias a la entrega de Lezama Cervera, que en tres temporadas lo­gró conquistar el corazón de la afición campechana.

Milo fue, sin duda, un gran impul­sor del deporte ráfaga en Campeche. Deseamos pronta resignación para su esposa Ana Alicia, e hijos Ermilo y Ana Laura. Descansa en paz amigo.

Noticia anterior

Levantan a ciclista por Trax en López Portillo

Siguiente noticia

Videos grabados por reos exhiben torturas en prisiones del Estado de México