Inicio»Elecciones 2018»Imitan violencia de Ochoa Peña

Imitan violencia de Ochoa Peña

0
Compartidos
Google+

Los secuaces de Ramón Gabriel Ochoa Peña sólo imitan la actitud violenta, intolerante e intransigente, el grado de locura que caracteriza al candidato morenista a la alcaldía de Carmen, y tienen como objetivo alcanzar el poder para conseguir sus oscuros intereses a cualquier precio, incluso pisoteando la dignidad de quienes no comulgan con ellos.

Alertó lo anterior Javier Ernesto López Torres, dirigente local de Jóvenes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), al lamentar que José Luis Fonseca Valencia —quien se ostentó como coordinador de campaña de Ramón Gabriel Ochoa Peña—, irrumpiera en una rueda de prensa acompañado de dos de sus hijos, para atacar a Manuel de Atocha Novelo Chávez.

Además —continuó—, “la presencia de la supuesta arma de fuego genera el temor de que los morenistas actúen a mano armada en caso de perder las elecciones, por lo cual exigimos a las autoridades ministeriales actuar de inmediato contra los responsables”.

La violencia empleada por Fonseca Valencia deja en evidencia el grado de locura que tiene Ochoa Peña por alcanzar un poder que no detenta, ni detentará.

“La enfermedad ya contagió a quienes rodean al candidato, por eso quieren actuar como caciques en una tierra sin ley, gritando, amagando, asustando, amenazando, sintiéndose amos y señores de todo y hasta blandiendo armas de fuego”, advirtió.

ANTECEDENTE

Recordó los actos de violencia azuzados por Ochoa Peña en 1997, cuando, actuando al servicio de Layda Sansores San Román, organizó la revuelta en la toma de protesta del entonces edil Luis Alberto Fuentes Mena.

“Desde ese momentos le quedó claro al pueblo de Carmen la ambición enfermiza de este personaje, que fue responsable de la quema de cinco camiones, varias decenas de heridos y cientos de afectados por gases lacrimógenos, y todo lo hizo por quedar bien con Layda”.

Sin embargo, a los pocos días la traicionó con tal de no ir a la cárcel, y cedió ante el coqueteo de Fernando Ortega Bernés, pues dejó al PRD para irse al PRI, dejando atrás los hechos sangrientos que acababa de comandar, subrayó el líder juvenil.

Ochoa Peña —expresó López Torres—, es violento, intransigente, impositivo e intolerante, y si hoy muestra sonrisa ramplona, hueca, es porque le urge obtener votos para seguir saciando el costal sin fondo de su ambición, aunque para ello tenga que tumbar a quien se le pare enfrente.

“No debe asombrarnos que la gente a su servicio sea capaz de amenazar de muerte a un abogado y a periodistas. Ramón Ochoa Peña y secuaces son gente violenta, acostumbrada a obtener lo que quiere por cualquier medio, y no va a respetar vidas si le estorban para sus oscuros fines”.

Para finalizar, López Torres pidió al pueblo de Carmen no tenerle miedo al expriísta y gente que lo acompaña, porque podríamos volver a ese pasado donde sólo las autoridades y favoritos estaban facultados para arrebatar, robar, despojar, amordazar y hasta asesinar a quien se les antojara.

Noticia anterior

Propone Valladares bajar tarifas de CFE

Siguiente noticia

Es cinismo culpar a otros de sus actos: Moreno Cárdenas