Inicio»Elecciones 2018»Se esconde Ochoa; es de corruptos y miedosos: López

Se esconde Ochoa; es de corruptos y miedosos: López

0
Compartidos
Google+

Ramón Ochoa Peña evita dar la cara a los medios de comunicación para no ser cuestionado, incluso hace campaña en lo oscurito, y ocultarse es de miedosos y corruptos, sentenció Javier Ernesto López Torres, secretario de Jóvenes del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Lo anterior, luego de que el candidato a la alcaldía por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) evitó presentarse en la rueda de prensa del martes en su casa de campaña, mientras posaba para un video promocional.

“El que nada debe, nada teme, y si no da la cara es porque tiene mucho que esconder y responder al pueblo de Carmen”.

Pero no es la primera vez que Ochoa Peña no da la cara, ya que el lunes hubo rueda de prensa en las oficinas de Morena para anunciar la visita de Andrés Manuel López Obrador a Carmen, y tampoco estuvo.

Es insólito que un candidato en campaña rehúya de los medios, pues sería la oportunidad de transmitir propuestas, si es que tiene alguna viable, además de responder a señalamientos de la ciudadanía sobre la corrupción que arrastra desde la cuna, porque se ha dicho que su padre fue el guatero más grande en la época dorada del camarón, entre otras cosas, apuntó.

El expriísta y hoy abanderado de Morena no puede hablar de amor a Carmen, ya que detrás del mercado están las chatarras de barcos que dejó tiradas su papá y son el recordatorio de su corrupción y desprecio por el medio ambiente. Ni él ha mostrado intención de retirarlas.

Tampoco —prosiguió López Torres—, puede decir que comulga con la izquierda, debido a que todos sabemos que brincó del PRD al PRI cuando le convino y ahora está en Morena en busca ocupar un cargo y hacerle el trabajo sucio al exgobernador Fernando Ortega Bernés.

“Ochoa Peña sólo camina y toca puertas para tratar de engañar a los ciudadanos con proyectos que no son viables, ni piensa llevar a cabo. Sabe que la gente no lo va a cuestionar, lo cual le conviene, para evitar que las preguntas le derrumben el castillo de naipes de sus promesas”.

Confía en la mala memoria de la gente, por eso evita que sus mentiras y marrullerías queden grabadas en audio y video.

Ese es su miedo a las cámaras y micrófonos, y además no puede ofrecer garantías de seguridad a los reporteros, que temen nuevamente ser víctimas de violencia por parte de sus seguidores, como ocurrió con Luis Fonseca Valencia e hijos, finalizó el perredista.

Noticia anterior

Llegan listas nominales

Siguiente noticia

Gestionará Chanona más apoyos para las empresas