Inicio»Elecciones 2018»De ilusos, pensar que AMLO cambiará todo

De ilusos, pensar que AMLO cambiará todo

0
Compartidos
Google+

“Andrés Manuel López Obrador debe plantear una visión de presente y de futuro, porque México requiere de proyecto de nación a largo plazo, que siente las bases del verdadero progreso y no que cada seis años se experimente y se eche al traste con lo avanzado”, consideró Nelson Danilo Gallardo Ordóñez, expresidente del Concejo Coordinador Empresarial de Campeche (CCEC).

Establecidos los parámetros fundamentales de desarrollo de hacia dónde queremos que vaya el país, todos debieran continuar en esa misma línea, no importando de qué partido surjan los próximos gobernantes. Se trata de planear con certeza el progreso anhelado, no por inspiración ni mandato de otros países, ni del Banco Mundial u otros organismos, afirmó.

Gallardo Ordóñez, corredor inmobiliario, calificó como “extraordinarias” las elecciones del pasado 1 de julio, porque a nivel nacional, estatal y municipal el pueblo demostró el poder que tiene la democracia de poner al gobernante que desean y lo mejor de todo es que la transición es través de las urnas, de manera pacífica.

México pudo convertirse en polvorín, conociendo las prácticas políticas sucias. Afortunadamente la prudencia prevaleció, y ahora amablemente se prepara el cambio de estafeta.

Del cómo se dieron las cosas tiene sorprendido al mundo, consideró. Del cambio del escenario político en México y de la decisión de los mexicanos hablan todos, y no cabe duda que al elegir a López Obrador como futuro presidente, es porque las cosas en el país no están bien.

México, señaló, es un país al que podríamos comparar con un enfermo grave, contrario a lo que dicen las voces oficiales. Con deuda de más de 10 billones de pesos, más de 60 millones de pobres, que importa sus alimentos hace más de 40 años.

Somos un país que carece de soberanía alimentaria, económica y energética, donde el ahorro de los mexicanos está en manos de la banca extranjera y que padecemos corrupción en todos los niveles, así como enriquecimiento ilegítimo de políticos y gobernantes, crimen organizado, tráfico de drogas y alarmantes índices de inseguridad, precisó.

No hay que ser ilusos, aclaró. El que espera que con la llegada de López Obrador a la Presidencia de la República desaparezcan como por arte de magia todos esos problemas, tiene que ir al psicólogo o al psiquiatra.

Reflexionó: “lo que tú no puedas hacer por ti, nadie lo va a hacer, y en el caso de México, el presidente tiene que llegar a frenar la infección, analizar causas y detener la drástica caída que en esos rubros tenemos. Así empieza la recuperación”.

 

CAMBIO, EN GENERACIONES

Esa recuperación —consideró—, tal vez no la veamos en una o dos generaciones. Quien crea lo contrario está fuera de la realidad. De las consecuencias de la elección de AMLO, afirmó que son positivas, contrario a lo que muchos señalaban. El peso tiene gran recuperación, los empresarios se han reunido con él y han disipado dudas, los chinos confirman que quieren seguir haciendo negocios con México y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le ha tendido la mano.

México tiene que recuperar su lugar como el hermano mayor de los países de Latinoamérica, con educación de calidad y economía sana. Si queremos que cambie el país, tenemos que cambiar nosotros. No dar mordida al policía o al funcionario de los tres órdenes de gobierno, que los litros de gasolina sean de a litro y los kilos de mil gramos. No fomentar la corrupción, apuntó.

Tenemos que lograr el cambio que anhelamos, pero no sólo con AMLO, sino como pueblo. Todos debemos unirnos a él para sacar adelante al país.

Noticia anterior

En el 2019 empezaría la construcción del tren bala

Siguiente noticia

Portada