Inicio»Espectáculos»Silvio, entre Cuba y sus amoríos

Silvio, entre Cuba y sus amoríos

0
Compartidos
Google+

MÉXICO, DF.– Con cerca de 50 años de trayectoria Silvio Rodríguez es uno de los cantautores más reconocidos a nivel mundial pese a que, confesó, no recibió el apoyo de la industria musical en Cuba, la cual considera que es nula.

“Si mi trabajo ha tenido alguna trascendencia no ha sido porque las industrias se hayan esmerado conmigo; pero eso, más que un defecto, lo veo como mérito. En Cuba no existe una industria musical siendo, como somos, una verdadera potencia en esa materia. Es un error que tendrá que rectificarse algún día, espero yo”.

“Soñando con esa industria hace años apoyé con todas mis fuerzas la construcción de tres estudios de grabación. Hoy, en medio del proceso de reajustes en que estamos, el mayor de esos estudios está cambiando de administración y arrastra el estigma de ineficiente porque desde su creación se le impuso un sistema económico que inexorablemente arrojaba pérdidas. Sin embargo muchas excelencias de la música cubana de las últimas dos décadas han sido registradas por esos estudios. ¿Eso es pérdida?”, se preguntó.

La primera vez que Silvio llegó a México fue acompañado de una delegación cubana en 1975 y desde ese entonces gusta de hacer fotografías cada vez que regresa. “Visitar México siempre ha sido una fiesta para mi corazón”.

“No sé si será porque en México también hay una trova que además tiene que ver con la nuestra o si es porque hay lazos históricos entre ambos pueblos que lo hacen fácil, pero el caso es que hubo una empatía inmediata y poderosa que se ha mantenido a través de los años. Admiro las culturas precolombinas que conforman la vasta cultura mexicana; desde siempre fui un lector apasionado de Sor Juana, paradigma de las letras latinoamericanas; he tenido en México amigos a quienes debo y amo mucho”.

Por lo pronto sigue inmerso en la realidad social y política de Latinoamérica, donde, dice, ve preocupación por alcanzar la justicia que ha relegado a gran parte de la región.

“El camino hacia la justicia social y la integración regional ha sido largo y diferente a lo que hace medio siglo parecía que iba a ser. Muchas realidades terribles se mantienen, muchos pueblos originarios continúan discriminados, con pocas oportunidades”, dijo.

Noticia anterior

Pemex empobreció aún más al Estado: Bautista

Siguiente noticia

Ningún emplazamiento sobre disputa de límites