Inicio»Espectáculos»Listos para ser “héroes”

Listos para ser “héroes”

0
Compartidos
Google+

MÉXICO, DF.– Son los artistas mejor preparados de toda la compañía pero su trabajo es discreto y poco reconocido. En ellos, la frase “la función debe continuar” toma su verdadera dimensión y en cada función son los ángeles de la guarda que salen al rescate cuando algo sale mal: son los actores y bailarines “swing”.

“Son héroes, gente que merece el reconocimiento tanto del público como de los productores. Que las personas sepan que hay otros (actores) abajo, trabajando para que el show funcione, para que corra, eso es muy importante”, declaró Erika Hau, “swing” del musical “Hoy no me puedo levantar”.

La labor de un suplente no es sencilla porque el salir a sustituir a alguien del elenco cuando la obra ya está corriendo (en cuestión de un par de minutos e incluso segundos) requiere algo más que buena memoria, como lo explica Erika.

 

TRABAJO DIFÍCIL

“Porque es la persona que se sabe todos los ‘tracks’, es decir, todos los bailes, canciones, y textos de todas las personas de la obra; es un trabajo tan pesado y a veces con elencos tan grandes, que se necesitan dos o tres por compañía”.

Como sucede en la producción de “Wicked”, donde Edén Pintos y Raymundo Montoya, forman parte del equipo de seis “swings”, que están presentes en cada función, aunque sea sólo en la banca. “Un ‘swing’ es un comodín, una gran producción no puede permitirse el hecho de que por un accidente, porque un actor esté enfermo o por un incidente en la función, se tenga que parar o suspender o que quede un hueco en una coreografía. El ‘swing’ es actor, cantante, bailarín”, cuenta Pintos.

“Por eso nos toca muchas veces simplemente estar en banca, observando cómo transcurre la función y entrar en el momento en que algo suceda, es un trabajo pesado, lleno de adrenalina, creo que tienes que tener como cierto temperamento y carácter para poderlo hacer”, señaló Edén.

Los tres explicaron que durante los ensayos nadie se acerca a trabajar con ellos, por lo que tienen que estar atentos a las indicaciones que les dan a los titulares y apuntarlas en algo que llaman “La Biblia”, que es su libreto donde anotan los trazos escénicos de cada personaje que les toca cubrir. Y que cada uno de ellos desarrolla un método para hacerlo.

“Con la tecnología y el video es mucho más fácil, ya te ahorras mucho trabajo de estar anotando durante todas las funciones y todos los ensayos; pero a mí me tocó donde no tenías esto tan a la mano, era así como hacer anotaciones y dibujitos, cada quien se las ingeniaba como podía”, comentó Raymundo quien ya tiene mucha experiencia como “swing” en obras como “La línea del coro”.

Pero quien está viviendo por primera vez esta función, y con ello debuta en los escenarios, es Juan Pablo Ruiz, recién egresado de la carrera de Comedia Musical del Centro Cultural Virginia Fábregas, y “swing” en el musical “Godspell”, donde cubría a tres actores, incluyendo a Óscar Schwebel, uno de los protagonistas del montaje.

“Eso fue un reto difícil porque estamos hablando de alguien que ha pasado toda su vida en el escenario, su energía va más allá de lo que cualquier otra persona podría hacer en escena. Soy buen actor, buen cantante y se me hacía muy complicado”.

Noticia anterior

Metas de alfabetización del IEEA no se cumplieron; reforzará campañas

Siguiente noticia

Venderían tierras de Ucú para pagar deuda al Isstey