Inicio»Espectáculos»Las Lavanderas se pelean por traición

Las Lavanderas se pelean por traición

0
Compartidos
Google+

MONTERREY, NL .— No es un chisme de lavadero… Karla Luna descubrió que su “comare” Karla Panini se metió con su marido.

La amistad de más de ocho años entre las comediantes, mejor conocidas como Las Lavanderas, se acabó cuando hace tres semanas Luna se enteró que a quien consideraba su amiga y casi hermana se había involucrado sentimentalmente con Américo Garza, cuando él todavía era su esposo.

“Aquí hubo una gran traición con la cual no puedo vivir, no puedo seguir adelante, no puedo estar con las personas que me lastimaron. Los perdono, pero no puedo ser parte de esto”, expresó Luna horas antes de subirse al escenario del Auditorio Río 70, en Monterrey, para despedirse de Las Lavanderas.

“En junio me enteré de algo, de boca de Panini, ella me lo dijo. Fue un error que cometió, pero la perdoné. Pero resultó que esa verdad que me dijo fue a medias. Yo me enteré de la otra parte hace tres semanas y fue cuando decidí romper con esta unión de Lavanderas”, lamentó.

En noviembre del año pasado la comediante, quien por segunda ocasión lucha contra el cáncer cérvico-uterino y está en tratamiento de quimioterapia, anunció en Twitter que se estaba divorciando de Américo, padre de sus dos hijas, aludiendo diferencias irreconciliables.

Por esas mismas fechas también trascendió que Panini estaba separada de Óscar Burgos, padre de su hijo.

Meses después, en las redes sociales, corrió el rumor de que Panini andaba con el marido de Luna.

“Sí tengo mucho sentimiento y me da mucha lástima que Las Lavanderas terminen de esta manera, también termina una amistad con alguien que yo pensé era como una hermana”, sostuvo.

Luna aseguró que desconoce si Panini y Américo Garza son pareja ahora.

“No lo sé, pero sí fueron durante mucho tiempo, pero yo estúpidamente no me di cuenta”.

Hace tres semanas cuando Luna se enteró y corroboró que entre Panini y su ex marido hubo algo más que amistad, la enfrentó y ella lo admitió.

“Esto lo veo como una lección de vida, quiero que mis (cuatro) hijos sepan qué cosas no se deben permitir y hay que ponerles un alto. Ahora pienso que nunca terminas de conocer a las personas, hay que estar muy alertas”, acotó.

Noticia anterior

EU y la OTAN terminan combates en Afganistán

Siguiente noticia

Parador turístico, abandonado

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *