Inicio»Local»Cuidado de las velas, tradición que perdura

Cuidado de las velas, tradición que perdura

0
Compartidos
Google+

Una tradición que poco a poco ha ido retomando su lugar entre los pobladores de la Junta Municipal de Pomuch es el tradicional Kana’an kib (cuidado de las velas), en la cual decenas de personas, desde niños hasta adultos de la tercera edad, fervientes devotos de la Virgen de la Purísima Concepción, participan en los gremios portando velas adornadas que llevan a domicilios de cada uno de los “nocheros”, donde se resguardan y posteriormente se regresan a la iglesia para el rezo del rosario y la misa.

El pasado viernes comenzaron los gremios en la iglesia de esta comunidad, donde el presbítero José Guadalupe Uc Collí estableció que el primer festejo correspondiera a los grupos parroquiales y posteriormente a cada una de las asociaciones o personas de la comunidad que se han hecho cargo durante años de participar como patrones y recibir en sus hogares las velas.

La entrada de gremios y velas en la capilla tiene lugar por la mañana y la salida por la tarde, asimismo en el marco de este novenario se realiza diariamente una celebración eucarística y el rezo del rosario, que manifiestan la fe en la imagen de la patrona de la comunidad, a la cual se le atribuyen gran cantidad de favores conseguidos ante Dios por medio de su intercesión.

 

Finalizan el 8

Los gremios continuarán hasta el próximo 8 de diciembre cuando se festeja a la Virgen de la Concepción, para el cual se tiene preparada procesión y misa.

El cuidado de las velas o Kana’an kib es una tradición que se guarda con mucho recelo por parte de los pobladores de esta comunidad, quienes no la han dejado desaparecer y por el contrario, cada vez es mayor la participación de los niños durante el recorrido acompañado de la música de la charanga, sin olvidar el baile de la cabeza de cochino por las noches en la casa del nochero correspondiente.

Noticia anterior

Hostigan en la Sedeso

Siguiente noticia

Coronan a reina de la iglesia de Santa Bárbara