Inicio»Local»Desaloja constructora banco de sascab en ejido Bacabchén

Desaloja constructora banco de sascab en ejido Bacabchén

0
Compartidos
Google+

Luego de que los ejidatarios de Bacabchén, en las primeras horas de la mañana de ayer bloquearon los accesos a los bancos de sascab a la empresa Constructores Unidos de Campeche, S.A. (Cucsa), después del mediodía llegaron en un acuerdo para lo cual firmaron las minutas en la Comisaría Ejidal, por parte de la empresa el licenciado Víctor Manuel Cruz García y el ingeniero Juan Moo Vera, encargado de la obra y de los comisarios ejidal y municipal, José Ismael Tun Poot y Delman Jiménez Us, respectivamente.

En el documento, los comisarios notifican a la constructora que desalojen el banco de sascab lo más pronto posible, pero sin sacar más material, además del pago del mes de diciembre por la explotación del material blanco el cual asciende a la cantidad de 20 mil pesos.

Llegado el acuerdo, ambas partes firmaron la minuta, quedando los ejidatarios a la espera de los recursos que finalmente se cumplió cerca de la dos de la tarde.

El malestar de los ejidatarios fue porque la constructora tenía resguardado ó granzón que aparentemente compró en la ciudad de Mérida, por lo que en algunos hombres de campo entró la duda y exigían que se les diera otra cantidad, sin embargo otros no compartían esa decisión, sólo que Cucsa sacara sus maquinarias y asunto arreglado.

La gota que derramó el vaso, fue cuando se enteraron que aparentemente la empresa estaba comercializando el sascab en Bécal y Tenabo, por lo que incluso se pensó en quemar los implementos —incluyendo la maquinaria— que Cucsa tenía en el área donde explotaba el material blanco que pertenece al ejido Bacabchén.

Además el compromiso del ejido era que el sascab se utilizaría en la construcción del puente de Bacabchén, obra que ya concluyó.

Con palos y piedras habían cerrado los accesos a los volquetes de la constructora y no dejaban que entren o que salgan las unidades de Cucsa, propiedad de Ramón Espínola Toraya.

Por su parte, el comisario ejidal no quería problemas y trataba de apaciguar los ánimos. “Son dos hectáreas por las cuales se pagaron 70 mil pesos para la explotación de sascab, además la empresa realizó el camino de acceso”, sin embargo nunca calmó los ánimos de la gente que no dejó que se lleven el material que ya tenían sacado en el banco.

Según el encargado de la obra, “los campesinos nos exigían un millón de pesos por los mil 200 metros cúbicos de grava y la misma cantidad de polvo, y una parte del granzón que se compró en Mérida”.

Noticia anterior

Impunidad de infractores, obstáculo en lucha contra trata

Siguiente noticia

Gobierno Federal beneficia a extranjeros, dice Bolaños