Inicio»Local»Prepotencia incomoda, dice Arceo

Prepotencia incomoda, dice Arceo

0
Compartidos
Google+

Álvaro Arceo Corcuera, quien mañana recibirá la medalla Justo Sierra Méndez, no ha dejado sin responder ninguna pregunta. En esta segunda parte, evoca a sus ancestros, y recuerda a quienes admira.

—¿De quién no sería amigo?

—No quisiera llegar a la enemistad, a la incomodidad. He conocido a muchos en esto de la política.

—¿Qué le incomoda?

—La prepotencia, y eso que dicen que yo lo soy, que tengo cara de sargento mal pagado, que siempre estoy todo serio, pues no tengo motivos para andarme riendo, tampoco voy andar con la hipocresía de tener dibujada una sonrisa cuando ando pensando en otras cosas que no me hacen reír.

De su temperamento, enfatiza: “Cuando peleo, trato que prevalezca mi opinión, si a esto se le llama prepotencia, está bien. Pero arriba de un ring, una persona trata de dominar al otro”.

—¿En un viaje intergaláctico, qué se llevaría?

—Nada. No le tengo apego a nada. Sería la oportunidad de ver el universo. Haría obsoleto todo lo que yo haya vivido en ese momento.

—¿A quién le gustaría ver en ese viaje?

Toma aire, su mirada se torna melancólica y responde. A Carlos Sansores Pérez, Rafael Rodríguez Barrera y a mis condiscípulos que se me han adelantado. Todavía conservo a mi padre y a mi madre, pero perdí a mis abuelos maternos. Me gustaría verlos, a mi abuelo Joaquín, a mi abuela María.

Y en ese viaje, donde el Punto Put sería el recuerdo de uno de sus casos más apasionantes, junto al desafuero de López Obrador, los dos más importantes de su carrera, haría una parada en Fontecha y Álava, España, la tierra de sus abuelos. “Pero apenas me retire, me propongo conocerlos”.

Mientras tanto lucha por cambiar lo que se puede o debe, aunque “en ocasiones se reafirma la ley del más fuerte, sólo que el más fuerte no es aquél que tiene más dientes o más garras, sino el que tiene más poder, sea económico, político o de otra índole”.

“Cuando te das cuenta que esto no lo puedes cambiar, resuelves que lo que puedes hacer, sin sentirte campeador, lo vas a hacer y poner, lo que algunos llaman, un granito de arena. Qué puede tener un grano de arena, pues que si muchos lo hacen, tenemos una playa. Es lo que he venido haciendo”.

“Sé que no puedo cambiar las cosas, sería jactancioso además. Pero lo que sí puedo, es hacer las cosas y bien. En el servicio público hay que hacer las cosas bien, porque haces un bien. Hace tiempo que aprendí que sólo sabes cuáles son tus límites cuando lo intentas todo”.

Noticia anterior

Limitaciones presupuestales no deben afectar desempeño

Siguiente noticia

Reduce UAC costo de cuotas