Inicio»Local»Inexplicable atrasar dos meses repavimentación

Inexplicable atrasar dos meses repavimentación

0
Compartidos
Google+

Empresarios y comerciantes ubicados en las avenidas Lázaro Cárdenas, Central y Colosio, por donde se realizan las obras de megadrenaje, consideraron inexplicable que tengan que transcurrir dos meses más para que inicie la pavimentación de los tramos concluidos, “porque se sumarán a los establecimientos que han cerrado sus puertas por el desplome del 100 por ciento en ventas”.

Martha Elena Tello Alpuche, propietaria del negocio de comida regional y antojitos “La Isla” y con 33 años de trabajar en la avenida Central, señaló que las pérdidas provocadas por el megadrenaje son incuantificables. “En lo personal, relató con voz pausada, hubo momentos en diciembre que por poco me sentaba a llorar, pues las ventas se fueron para abajo y tuve que correr al personal que había contratado”.

Aseguró que hacía muchos años que una obra realizada por el Gobierno no los afectaba tanto. “Desde hace más de dos meses colaron todo pero no han pavimentado, y esto no tiene para cuando terminar”, lamentó.

“Qué caso tiene seguir afectándonos. Abren y abren por todos lados pero no pavimentan nada”, se quejó Lenín Jiménez Hoil, mientras Elizabeth Pérez Waldatrán, propietaria de antojitos “La Esmeralda”, mencionó que apenas hace unas semanas reabrió su negocio y ahora su principal preocupación es saldar los impuestos. “No tenemos ni para pagar a un empleado, mientras la avenida sigue sin ser pavimentada a pesar de que desde hace varias semanas dejaron de colar el drenaje, lo que nos afecta”.

Algunos tramos de los 4.9 kilómetros del megadrenaje ya fueron concluidos, y siguen poco transitables por falta de pavimentación, principalmente en la avenida Colosio, entre Lázaro Cárdenas y Tormenta, donde la Constructora Gordillo terminó de colar las secciones, rellenó y dejó un camino transitable, aunque ahora han vuelto a abrir huecos para colocar alcantarillas.

En la Lázaro Cárdenas, entre Colosio y Casa de Justicia, algunas zonas fueron rellenadas y medio pavimentadas, pero otras son intransitables, lo que obligó a varios comerciantes a cerrar.

 

CERO INGRESOS: COMERCIANTES

Los propietarios de la refaccionaria automotriz Franky y el Lavadero Elite, Francisco Cazán Martínez y Sergio Iván Cazán Solís, coincidieron que cerraron la refaccionaria porque es imposible que un microempresario sobreviva más de un mes con cero ingresos. “Eso fue lo que pasó con los dos negocios que inauguramos en marzo de 2013. Nadie nos avisó que cerrarían avenidas y calles, no hubo planeación”, se quejaron.

“No nos explicamos cuál es el pretexto para no repavimentar la Colosio, que tiene varios tramos concluidos. Hay muchas versiones, incluso se habla de que las constructoras Gordillo y Cucsa se quedaron sin dinero porque la obra llevó más de 280 millones de pesos. Actualmente apenas se puede transitar por esta avenida, y el polvo es el alimento diario de los que queremos sacar adelante nuestro negocio”.

De las declaraciones del titular de la Sedico, Enrique Ariel Escalante Arceo, aseveraron: “Cómo se atreve a decir que las afectaciones no han pasado a más, cuando las ventas se vinieron abajo en 100 por ciento. Nos ayudaron con 50 mil pesos que vamos a devolver, pero para nada fue la solución, las pérdidas aún no las terminamos de cuantificar porque cada día aumentan”.

La propietaria de Plaza Attimo, ubicada en la avenida Colosio, María Eugenia del Río, lamentó que a cinco meses de iniciada la obra existan las mismas complicaciones. El inmueble estaba ocupado al 90 por ciento, pero ahora opera a su mínima capacidad. “Siguen sin realizar obras de pavimentación en lo que desde antes de diciembre ya habían terminado”, recriminó.

El propietario de Agua Manolo, Manuel Rocher Trejo, destacó que su empresa ha registrado importantes pérdidas y hasta el momento no saben cuándo quedará lista la obra. “Estamos viviendo momentos complicados, afectaciones como no las habíamos imaginado”.

La propietaria de Paninos, Gabriela Barrera Pacheco, recordó que desde octubre pasado tuvo que bajar las cortinas de su negocio porque fue imposible continuar ante la caída al 100 por ciento de sus ventas. “Lo que más nos preocupa es que a cinco meses la avenida Colosio sigue en muy mal estado, y no la quieren pavimentar”.

Noticia anterior

Devasta constructora manglares

Siguiente noticia

XV primaveras de Flor Isabel Pool Castillo