Inicio»Local»No venderán tierras para el Country Club

No venderán tierras para el Country Club

0
Compartidos
Google+

Ejidatarios de Lerma estuvieron a punto de liarse a golpes al interior del Tribunal Unitario Agrario número 50 por el diferendo ante la construcción del Campeche Country Club, en que integrantes del “Movimiento Campesino Tierra y Libertad” insistieron en que no cederán sus áreas al empresario español Carlos Mouriño Atanes, a quien responsabilizaron de cualquier agresión que puedan sufrir.

Ayer los inconformes no pudieron concretar la audiencia, prorrogada para el 13 de mayo a las once del día, pues se les notificó 20 minutos antes que debían estar los cuatro querellantes, pero sólo llegaron tres: Benito Uc Salazar, Candelario Dzul y Guillermo Can Cahuich, quienes insistieron en que no venderán sus tierras.

El pasado viernes estuvieron en la Procuraduría Agraria y nadie les indicó que el juicio era para ayer y claramente dice que el que no se presente a la hora, pierde.

Pedro May Can denunció que hace 15 días, un ingeniero de la Constructora Gordillo se apersonó a su hogar a un costado del Country Club, en el kilómetro uno+250, para indicarle que ampliarían la carretera a ocho carriles y que todo su terreno quedaría en manos de la SCT, “porque quieren dar buena imagen al Club sin ninguna casa de madera”.

Le advirtieron: “si no quieres a la buena, pues a la mala”. Ahora lanzaron ya una convocatoria de asamblea para el 20 de abril a las diez de la mañana, a fin de que autoricen expropiarle sus tierras.

Ante ello esperaba una audiencia con la magistrada del Tribunal, Janet Castro Lara pues existe un juicio del expediente 036 de hace dos años cuando el ejido lo expulsó, pero promovió y ganó la restitución de sus derechos.

“Saben que no voy a ceder mi patrimonio ni con todo el dinero del mundo y por eso pido que las autoridades agrarias nos escuchen y actúen conforme a derecho”.

Noticia anterior

Evya, ligada a nuevo fraude en Banamex

Siguiente noticia

“Rousse I” y “Aarón I”, reyes de la Primavera