Inicio»Local»TRIBUNA, 39 años, referente histórico

TRIBUNA, 39 años, referente histórico

0
Compartidos
Google+

Ajustamos hoy 39 años de nuestra fundación el 11 de junio de 1975, lapso que abarca del último cuarto del pasado siglo XX, a los primeros 14 años del actual siglo XXI, en el que hemos consignado puntualmente el acontecer diario de la entidad y los hechos más importantes y trascendentes en los ámbitos nacional e internacional, y dado cabida a las plumas más críticas, francas y lúcidas, por lo que somos un necesario referente histórico para las actuales y futuras generaciones.

En lo que corresponde al cuarto año del sexenio actual, se debe reconocer que nunca en la historia de la entidad el caos se había apoderado de la ciudad de San Francisco de Campeche, debido al desarrollo simultáneo de obras de singular envergadura, como la reconstrucción de varios tramos de lienzos de murallas, y la construcción de la primera etapa del megadrenaje pluvial.

Esta crisis por la obra pública afectó de diversas formas. Por un lado se complicó la vialidad en las principales calles y avenidas de la ciudad, ante la incapacidad de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección a la Comunidad, concretamente de Vialidad y Tránsito, para al menos poner un poco de orden en el laberinto.

Por supuesto, se rompió la soga en lo más delgado con la quiebra de negocios de diversos giros en las áreas de influencia de las obras, las avenidas Colosio, Central y Circuito Baluartes y el cierre constante de diversas arterias. La crisis vial que las obras provocaron no se previó, como tampoco el impacto que tendría en la endeble economía local.

Las vialidades siguen afectadas mientras se terminan los trabajos de pavimentación y alumbrado público, y preocupa que aún ninguna autoridad garantice si el megadrenaje cumplirá o no el objetivo de evitar inundaciones en la ciudad, o se limitará a desalojar el agua encharcada en menor tiempo. Hay muchas interrogantes respecto a la calidad de los trabajos.

El proyecto del Puente de la Unidad, prometido desde fines del sexenio del ex presidente panista Felipe Calderón Hinojosa, y avalado por el Presidente Enrique Peña Nieto, avanza muy lentamente desde que semanas atrás se vino abajo una trabe y ocurrieron otros accidentes que despertaron la sospecha de la calidad de los trabajos.

El acueducto Chicbul-Carmen, tras varios años de trabajos lentos y costosos, aún no cumple las expectativas de eficientar el suministro de agua a los carmelitas, y ni concluido podrá operarse en su totalidad, pues la red pública no soporta la presión del ducto. En el proyectado acueducto Hobomó-Chiná, la construcción ni siquiera inicia porque las autoridades no han logrado adquirir las tierras por donde pasará.

También en esta parte del actual sexenio surgieron conflictos como el del magisterio renuente a la reforma educativa, que llevó al cierre del Puente de la Unidad y de varios tramos de la carretera federal Campeche-Mérida, con lamentables perjuicios para la población, que censuró la excesiva tolerancia de las autoridades federales y estatales ante tantos desmanes.

Hay que enlistar la afectación económica a los productores del campo por situaciones internacionales y nacionales, como ocurrió con los desplomes de los precios del maíz y el azúcar, dos renglones prioritarios de la economía rural de la entidad. Continúa el conflicto de la pesca de fomento del pepino de mar, no autorizado por la Sagarpa-Conapesca, sin tomar en cuenta a la Secretaría de Acuacultura y Pesca estatal, y mucho menos a los hombres de mar, y el enfrentamiento en Isla Arena entre quienes se oponen y quienes lo proponen.

Los asesinatos de conocidos luchadores sociales no han sido esclarecidos, como ocurrió con Armando García Jiménez, dirigente del Frente Campesino Democrático “19 de Octubre”, y recientemente con Javier Aguillón Osorio, líder de pescadores de Sabancuy.

Dos herencias lamentables de este sexenio serán: primero, el Instituto Estatal del Transporte, el cual fue creado para mejorar el transporte público, y cuyos resultados muestran lo contrario, choferes inexpertos y desidiosos que conducen camiones sucios y oxidados, y prestan un servicio deplorable con los cuales los accidentes son cotidianos. Aun así, el Gobierno Estatal les autorizó un inmerecido y arbitrario aumento en sus tarifas.

Segundo, una enorme burocracia que poco produce, y mucho merma los recursos estatales que podrían utilizarse en obra pública, razón principal por la cual incrementaron los compromisos financieros del Estado, sólo por mantener a una cauda de ociosos.

A partir del Quinto Informe de labores del gobernador Fernando Eutimio Ortega Bernés, en agosto próximo, comenzará su declive político. Su gobierno podría entregar cuentas justas, pero no del todo solidarias. Antes de que concluya el año se conocerán los nombres de los aspirantes a la gubernatura del Estado por los diversos partidos políticos.

El PRI entra bien a esa etapa, dado el divisionismo al interior del PAN y del nulo crecimiento de las izquierdas, y no se prevé que pierda el Gobierno del Estado. Entonces se abrirá una nueva página en el ejercicio del poder público, y surgirá, como cada seis años, la esperanza de que las cosas sean mejores, para beneficio de todos.

Noticia anterior

Reconoce jueza familiar la labor del Poder Judicial

Siguiente noticia

Hanna Tolosa Uc recibe las aguas del Jordán en la iglesia de Bosques