Inicio»Local»Son áreas de propiedad nacional y ejidal en 93%

Son áreas de propiedad nacional y ejidal en 93%

0
Compartidos
Google+

El 93 por ciento de las tierras del municipio de Calakmul son nacionales o ejidales, y lamentablemente algunos malos notarios se prestaron a titularlos de manera indebida, reconoció ayer el notario público 49 y dos veces delegado de la entonces Secretaría de la Reforma Agraria (SRA) en la entidad, Enrique Castilla Magaña.

Aquí no se debe perder de vista la Ley Agraria. Aunque ejidatarios permitan la entrada de personas para adquirir derechos, no se pueden crear zonas urbanas en terrenos de bosques y selvas.

El artículo 48 de la Ley Agraria es categórico: “Quien hubiera poseído tierras ejidales en concepto de titular de derechos ejidatarios que no sean destinadas al asentamiento humano ni se trate de bosques y selvas, de manera pacífica, continua, pública durante un periodo de cinco años y si la posesión es de buena fe o de diez si fuera de mala fe, adquirirá sobre dichas tierras los mismos derechos que cualquier ejidatario sobre su parcela”.

Entonces, la ley te prohibe adquirir derechos. Nadie puede hacer la trampa de decir yo voy a permitir que 20, 30 ó 40 ejidatarios vayan a mi ampliación forestal y les damos derechos.

¿Van a vivir en la selva, si no se pueden crear asentamientos humanos? Además no se puede crear infraestructura o regularizar a través de la preinscripción ejidal ante el Tribunal Agrario los derechos de posesión.

Hay que partir de la base jurídica. Independientemente de que los ejidos puedan en un momento dado ser capturados por los depredadores por la necesidad económica, obviamente ninguna agrupación especulatoria va a conservar las tierras.

Pronatura, de alta credibilidad en la Península, tenía proyectos maravillosos de conservación total en la ampliación forestal de Hopelchén, y no sé que pasó.

Si consideramos que gran porcentaje de la Reserva de la Biosfera de Calakmul es de terrenos nacionales, y por lo tanto imprescriptibles, la única forma de regularizar es por compra-donación a través de la Sedatu.

El artículo 159 de la Ley Agraria manifiesta que los terrenos propiedad de la nación, nacionales y baldíos, son imprescriptibles, y obviamente otra gravedad es la omisión de que a partir del decreto de creación de la Reserva de la Biosfera de Calakmul y de las zonas de Balam Kin y Balam Ku, se estableció que todos los terrenos nacionales de esa área pasarán a disposición de la secretaría respectiva, en ese entonces Sedue, hoy Semarnat.

Por errores de mala o buena fe algunos titularon indebidamente a través de notarios públicos, y obviamente son nulos de pleno derecho.

Para Calakmul la recomendación es que si van a titular algún terreno particular, pidan información al Registro Público de la Propiedad, para precisar que tenga historia registral, hasta llegar al título original.

Aquí el 93 por ciento de los terrenos son nacionales o ejidales, y se han regularizado algunas áreas, como por ejemplo la Mancolona, a cargo de la SRA, hoy Sedatu, para dárselos a campesinos que ocupaban indebidamente la reserva.

Entre 1999 y 2002 la Procuraduría Agraria y el Gobierno del Estado los desalojaron de la reserva, al darles terrenos nacionales en el municipio, que se les tituló.

Noticia anterior

Mujeres en Acción eligen a Linda Campechana 2014

Siguiente noticia

Lo matan al jugar la ‘ruleta rusa invertida’