Inicio»Local»Se descalificaron Sonia Cuevas y Salomón Azar

Se descalificaron Sonia Cuevas y Salomón Azar

0
Compartidos
Google+

La protesta del locatario del mercado Pedro Sáinz de Baranda, Pedro Javier Castillo, contra la alcaldesa Ana Martha Escalante Castillo, en la sesión del Consejo Político Estatal del PRI, devino en reclamos entre la lideresa cenecista Sonia Jaqueline Cuevas Kantún y el ex gobernador Salomón Azar García. “Esa fue la nota del día”.

La lideresa, secundada por su secretario general, José Isabel Chaires Jiménez, intentó desactivar el reclamo a la alcaldesa Escalante Castillo, y generó que los tricolores casi dejaran en segundo plano la relevancia de la sesión, en la que consejeros aprobaron postular a su candidato a gobernador mediante convención de delegados, aliarse con el Partido Verde Ecologista de México y conocieron la Plataforma Política Electoral 2015 “Campeche Próspero”.

Se cumplía el protocolo. El registro de consejeros inició a las nueve de la mañana. El Circo Teatro Renacimiento daba cabida al Consejo Político Estatal que convocó a 372 funcionarios, encabezados por el gobernador Fernando Eutimio Ortega Bernés, que  llegó sin investidura oficial.

Aunque el diputado federal Alejandro Moreno Cárdenas llegó discretamente, acaparó la atención de camarógrafos y fotógrafos, al igual que la carmelita Rocío Abreu Artiñano. Sse sentaron junto al gobernador.

Cerca legisladores federales y locales como Pablo Hernán Sánchez Silva y Rigoberto Figueroa, y en la fila contigua ediles y funcionarios federales. Los alcaldes de Candelaria, Calakmul y El Carmen se sentaron aparte.

Para entonces Pedro Javier Carrillo pasaba inadvertido. Bajo su ropa ocultaba dos rollos de cartulinas, con frases escritas contra Escalante Castillo. En un momento las sacó, jaló un asiento de madera y comenzó a exhibirlas. Los alcaldes se mordían los labios para no reírse. La alcaldesa estaba impávida.

El edil de Hecelchakán Fernando Nahún Antonio Sleme Lavadores era el más inquieto. No atendía los discursos, contrario al escarceguense Fernando Manuel Caballero Buenfil y el champotonero José Luis Arjona Rosado, quienes sólo escuchaban.

La protesta del locatario estaba en segundo plano. Ya había enseñado todas sus cartulinas, una de ellas con la frase: “¡Ana Martha Escalante aspiras a un puesto mejor, yo tan sólo a un plato de frijol!”. Comenzaban a hablar de la coalición con el Verde, y se tiró al suelo a escribir otra lapidaria frase.

Entonces la lideresa cenecista bajó del presídium y le reclamó que ofendiera a una mujer. El manifestante le indicó que criticaba su desempeño no su condición de género.

Cuevas arrebató la pancarta y Chaires, con su enorme humanidad, permanecía a la expectativa. La acción era grabada. Algunos consideraron un exceso la pretensión de acallar al manifestante. La calmaron, y Pedro Javier se tiró al suelo, llorando.

Anunciaron la clausura, y Cuevas pidió la palabra. Se lo impidieron. Salomón Azar le reclamó, calificándola de desleal e imprudente, y ésta le reviró con descalificativos de que no es una ladrona, espía y sinvergüenza como él. Menudearon más descalificaciones, y mientras el ex gobernador libraba los obstáculos para huir, le recordó su origen de india.

Varios delegados y periodistas le pidieron que la respetara, porque de lo contrario lo enfrentarían como hombre.

El gobernador Ortega Bernés abrazó a la alcaldesa Escalante y le murmuró algo al oído. Se le veía angustiada, mientras el diputado Moreno Cárdenas se retiraba, tras ser asediado por reporteros.

Noticia anterior

Motociclista se estrella contra una camioneta

Siguiente noticia

Va PRI con Verde