Inicio»Local»Exorcismo, engaño de curas argentinos

Exorcismo, engaño de curas argentinos

0
Compartidos
Google+

Las prácticas de exorcismo en Uayamón son los modus operandi y vivendi de sacerdotes argentinos de la Iglesia Católica para atraer incautos, convertirlos en fieles, sacarles dinero y asegurar jugosas ganancias, consideró el gnóstico Wílliam Bastos Serrano, al demandar a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) intervenir para impedir la mentira, el fraude, la simulación y el engaño.

El también integrante de la Gran Logia Masónica comentó que en esos rituales de expulsión de demonios, los familiares de los supuestos posesos presencian hechos irreales, burdos, burlescos, en que hasta amarran a la víctima, mientras sacerdotes danzan a su alrededor para supuestamente expulsar a los entes malignos.

Que niños presencien estos actos es contraproducente para su salud mental, por eso debe intervenir la CEDH. Los supuestos posesos son amarrados con sogas gruesas, como las que usan para atar los barcos en los muelles, me han comentado quienes lamentablemente han asistido a estas deleznables prácticas.

Esto no puede ser posible. Es un comercio ilegal, burdo y sin bases creíbles. Para determinar si una persona está “poseída” se deben realizar análisis médicos y psiquiátricos, porque las supuestas posesiones son problemas emocionales que se pueden catalogar como posesiones malignas, pero que tienen explicación científica.

En Uayamón engañan a la gente diciéndole que vaya a varias misas de “sanación” para que pueda ser curada,  cuando los supuestos verdaderos exorcismos sólo se practican una vez. En ese instante se debe superar el mal.

Los sacerdotes exorcistas tenían un local en el barrio de San Francisco, luego se fueron a Uayamón, lejos de cualquier autoridad, pues buscan pasar desapercibidos y que en esos espacios “más gente asista, lo que les dejaría mayores ganancias”, concluyó.

Noticia anterior

Ponen en marcha módulo Mejoravit

Siguiente noticia

Logros en seguridad