Inicio»Local»Exorcismos, para engañar a la gente y obtener dinero

Exorcismos, para engañar a la gente y obtener dinero

0
Compartidos
Google+

“Ante la pérdida de adeptos la Iglesia Católica recurre a la charlatanería, al show del exorcismo o a los rituales para ‘sacar al demonio’, como estrategia de mercadotecnia para atraer gente bajo engaños y ganar dinero”, criticó la tarotista Sandra Luz Franco Parrao.

Estas prácticas o espectáculos —continuó—, tienen como fin tener clientela, “enganchar” en busca de mercado, y no sólo se da en el clero, ya que también sectas y otras denominaciones religiosas ven a la gente como potencial fuente de ingresos.

Es una competencia entre las iglesias de diversos credos, resumió, y comparó este fenómeno con las tiendas comerciales que planifican estrategias de mercadotecnia, que no son otra cosa que fraude, para sacarle dinero a la gente.

Y expuso: “La ley señala que toda persona que bajo engaños perciba dinero de otra incurre en fraude, y en este caso se da hacia el credo o creencia religiosa”.

Franco Parrao indicó que por falta de fe y desesperación ante situaciones de apremio o problemas de salud mucha gente es presa fácil de charlatanes, chamanes, brujos, santeros o sacerdotes exorcistas.

“La falta de fe en Dios y el no conocer la Biblia ocasiona que la gente crea todo lo que les dice el ‘docto’ en la materia. En este caso pastores, sacerdotes,  chamanes y todo aquel a quien la gente deposite su confianza, sometiéndose a lo que les digan y hagan”.

Las iglesias se hermanan para manipular a las masas, ya que consideran a los fieles como mercancías y objetos que les dejan dinero. Además del diezmo cobran por todo.

Del exorcismo, definió que es sacar de la persona miedos, temores y todo tipo de contaminación mental y emocional. “Como la gente nace miedosa y sensible le dan cabida  a charlatanes, mentirosos o brujos”, remató.

Lo que hay son posesiones diabólicas y espíritus inmundos, pues la Biblia indica los casos de Jesús que exorcizó a un poseso sacándole siete demonios y a otro le sacó toda una legión.

Si los sacerdotes católicos fueran verdaderos, estuvieran como Jesús recibiendo bofetadas, los escupirían, serían humildes, sanarían a la gente y darían de comer al hambriento y de beber al sediento, pero sólo piden y piden limosnas y pagos por bautismos y hasta cuando se nos muere un familiar. Exigen dinero por cualquier condición o circunstancia. Por eso la gente se aleja de la Iglesia.

No deben abusar de la ignorancia de la gente, porque la idea del pecado ellos la venden para que luego te los perdonen, a cambio de una cantidad de dinero. Viven de meter miedo a través del pecado.

De los padres argentinos de los Apóstoles del Inmaculado Corazón de María que en Uayamón practican exorcismos entre gritos, insultos y blasfemias, Franco Parrao expresó que el demonio no saca al demonio, pues el mal se vence con el bien. “Si sacan al demonio en medio de mentadas de madre, imprecaciones y otros téminos, incurren es una gran patraña”. Esa que les deja dinero.

La gente es víctima de este tipo de charlatanerías porque no tiene fe en el Creador. Por eso hay manipulación de masas y casos como los llamados davidianos, del cual Campeche no está exento por la idolatría de la gente.

La falta de sabiduría y de conocimiento de la palabra de Dios propicia que la gente se acerque con temores, miedos, angustias y necesidades a la Iglesia, cuyos curas aprovechan para manipular y obtener dinero. Para mentir sin el menor recato ni prudencia posible.

Incluso hay una iglesia cristiana que ordena quitarte todas las prendas de oro y tirarlas al altar. Claro, para que se les quede luego de que la persona se va.

En Campeche, apuntó la tarotista, diferentes sectas arman espectáculos exorcistas, y algunas iglesias tienen hasta un “palero” que se hace pasar por un poseso. Son unos vivales que se aprovechan de la ignorancia y el miedo.

Noticia anterior

Embarazada termina en hospital tras accidente

Siguiente noticia

Rechazan la ratificación de Duarte Quijano en el IEEA