Inicio»Local»Fines de semana sin médicos en el norte

Fines de semana sin médicos en el norte

0
Compartidos
Google+

Ausencia de médicos durante los fines de semana, carencia de equipos de Rayos X y deficientes servicios en laboratorios, así como edificios que no han recibido mantenimiento desde hace muchos años, caracterizan el servicio que presta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en los municipios de Hopelchén, Calkiní y Hecelchakán.

En Hopelchén, además de quedarse sin doctores los fines de semana, la Unidad Médica Familiar 08 del Seguro Social carece de servicios de laboratorio y Rayos X, y únicamente brinda consultas y atención médica de primer nivel, es decir, sólo atiende a pacientes con enfermedades crónico-degenerativas.

Construida en 1984 a la vera de la calle 18 de la colonia Centro, a espaldas de la iglesia de San Francisco de Padua, dicha clínica se queda sin atención de urgencias de 9 de la noche al amanecer, y son insistentes las quejas por el pésimo servicio.

Gabriela Álvarez Navarro, encargada de la dirección de la UMF 08 de Hopelchén, indicó que hay atención de lunes a viernes de 8 de la mañana a 4 de la tarde, y desde hace tres semanas se tiene un pasante de medicina que labora de 4 de la tarde a 10 de la noche.

Reconoció que el servicio médico es deficiente en cuanto a cobertura total diaria, “pero eso es decisión de la Delegación estatal, que debe contemplar la ampliación del servicio médico, sobre todo de urgencias y en fines de semana”.

Se tiene padrón de cuatro mil 200 derechohabientes, precisó, y resaltó que la infraestructura física del edificio está en buenas condiciones. Además, se cuenta con ambulancia de traslado de enfermos a la capital del Estado.

Sin embargo, Lidia Argelia Tzab Pech y María del Rosario May Che, entre otros derechohabientes, coincidieron en que el servicio es deficiente, principalmente en las áreas de urgencias, enfermería y farmacia, y calificaron dicha situación como lamentable.

 

HECELCHAKÁN

El Hospital IMSS-Coplamar, construido hace 36 años e inaugurado el 7 de marzo de 1980, atendía a pacientes del medio rural y a aquellos que no contaban con Seguro Social.

Cada seis años registra modificaciones en su programa de atención a pacientes, así como leves remodelaciones en su edificio, pero su principal problema es el aumento del número de personas que atiende, pues no cuenta con suficientes médicos ni medicamentos.

En sus inicios tenía 20 camas para atención a enfermos, mismas que se han duplicado sin razón, pues sólo sirven para recostar enfermos ante la falta de enfermeras, doctores, medicamentos y equipo, lo que genera inconformidad en los derechohabientes.

Por si fuera poco, aquellos familiares que desean ingresar para visitar a algún familiar internado, deben solicitar permiso a la Delegación Campeche, lo que  genera múltiples inconformidades.

La principal demanda de los derechohabientes es que se mejore la atención médica, pues comentan que en la mayoría de las ocasiones son enviados al Hospital de Especialidades “Javier Buenfil Osorio” de la capital del Estado, lo que les genera altos costos, pues el IMSS-Coplamar no les brinda traslado ni apoyo para ello, y no es seguro que reciban el tratamiento, ya que llegan a solicitar un servicio que debiera ser proporcionado en Hecelchakán.

“Poca gente consulta en el área de urgencias, y para recibir atención o una leve curación tenemos que esperar de dos a tres horas, y nunca nos atienden con amabilidad”, comentó Arturo Canto Balam.

 

CALKINÍ

El servicio del módulo urbano del IMSS en la cabecera municipal de Calkiní carece de personal médico para consulta diaria, medicamentos y equipo, situación apremiante para la ciudadanía, denunciaron derechohabientes, quienes lamentaron la escasa atención.

“Es pérdida de tiempo acudir al IMSS de esta ciudad, pues falta personal médico y no se hacen estudios de laboratorio”, aseveró un derechohabiente   quien pidió omitir su nombre.

El centro urbano del IMSS carece de personal, equipamiento y medicinas, lo que genera molestia entre los usuarios que tienen que acudir a otros centros hospitalarios de la capital para recibir atención médica, con lo que pierden tiempo y dinero, además de que saturan a otras instituciones estatales.

El personal del Seguro Social no puede atender a los derechohabientes, ya que carece de elementos para diagnosticar, manifestó un usuario, y agregó: “Me mandaron a hacer análisis de sangre, orina y otros al Seguro Social de Hecelchakán, pero al llegar me dijeron que dentro de un mes podrían realizarlos”.

Otro usuario que presta servicios en la Policía Municipal destacó que desde hace una semana viene por un medicamento, y hasta la fecha no se lo proporcionan.

Demandaron al delegado estatal del IMSS dejar la comodidad de sus oficinas y visitar Calkiní para resolver carencias y garantizar servicio adecuado. “El módulo de esta ciudad no tiene personal médico suficiente, y solamente una doctora presta servicio en dos turnos de consulta”.

 

Noticia anterior

Repuntan accidentes de motos: Naal Moo

Siguiente noticia

Arrollado por Chevy