Inicio»Galerías»Miles en mega Viacrucis

Miles en mega Viacrucis

1
Compartidos
Google+

Unas mil 500 personas presenciaron el mega Viacrucis viviente, que unió a las parroquias de Guadalupe, Santa Ana y Catedral y capellanía de San Juan de Dios, con motivo del Año jubilar de la misericordia, en trayecto que duró aproximadamente tres horas y donde participaron 80 actores, entre hombres y mujeres, y en que Darwin Méndez Jesús, dio vida al Hijo de Dios.

Con dos meses y medio de preparación, la escenificación de la pasión, crucifixión y muerte de Cristo inició a las 10 de la mañana cuando pusieron sobre sus hombros el madero de 2.80 metros y 70 kilos. Su primera caída fue a la altura de la calle Veracruz y la segunda en la 47, antes de llegar a la Tamaulipas.

Al cruzar la avenida Gobernadores algunos automovilistas salieron de sus vehículos para persignarse, aunque otros, principalmente choferes del transporte urbano, externaron su molestia, debido a la larga fila de fieles.

Al desembocar en el Parque de San Martín para continuar por la calle 10 rumbo a Catedral, se invitó a la gente a cargar la cruz de Jesús. Participaron hombres y mujeres incluso de la tercera edad.

Antes de iniciar la crucifixión, dos personas adultas se desmayaron por el intenso calor, por lo que la Cruz Roja acudió al rescate. En el atrio de la Catedral, los “soldados” comenzaron a “clavar las manos”, lo que provocó el llanto de mujeres que pedían perdón por sus pecados.

 

EN SAN FRANCISCO

Decenas de personas participaron en el Viacrucis viviente de la parroquia de San Francisco. Partieron del parque del Fovissste “Pablo García”, donde niños, jóvenes, adultos y gente de la tercera edad acompañaron al joven Walter Javier Balam Dzib, quien representó a Jesús.

Los fieles no pudieron evitar el llanto en las últimas estaciones al tratarse de los momentos de sufrimiento vividos por el Hijo de Dios en presencia de su madre María, protagonizada por Elizabeth Coyoc, tras la condena dada por Poncio Pilato, cuya personificación estuvo a cargo de Hugo Layner.

En camino a la crucifixión, el padre Miguel Hernández Espinosa pidió reflexionar,  arrepentirse  de sus pecados,  acercarse a la Iglesia, no ser envidiosos y amar al prójimo.

Ya en la parroquia, Jesús y los que interpretaron a los ladrones, César Ruiz y Alberto Balam, fueron subidos a la cruz, consumando así el Viacrucis pasado el mediodía.

 

EN SANTA LUCÍA

Más de 500 feligreses vivieron el tradicional Viacrucis viviente en el barrio de Santa Lucía, donde el párroco José Joaquín López Arévalo hizo un llamado a recordar que la Iglesia nació del sacrificio de Dios, quien entregó a su hijo como la más grande muestra de amor hacia los hombres.

Alrededor de las 9 de la mañana inició el recorrido por las 14 estaciones rumbo al calvario. Partieron del Fuerte de San José El Alto.

Jesucristo, personificado por Juan de Dios Carrillo Caamal, cargó cruz de al menos dos metros y medio. A su lado iban los soldados representados por Christian Kumán López y Anton Jafet Bojórquez Ucán, quienes a cada paso lo martirizaban.

El Salvador caminaba su calvario a un costado su madre María, representada por Romy Naal Cauich, quien era consolada por María Magdalena y Verónica, ésta última limpió el rostro agotado de Jesús.

El pueblo pedía soltar al hijo de Dios, no era escuchado. En cambio, era azotado al igual que el par de ladrones que lo acompañaban, entre ellos Anton Obed Bojórquez Mucel.

Las 15 estaciones de la Pasión del Señor se cumplieron hasta llegar a la iglesia de Santa Lucía tras dos horas y media de recorrido. El párroco ofició las Siete Palabras que Jesucristo pronunció en la cruz antes de morir.

En el Sagrado Corazón de Jesús de la colonia Jardines no hubo Viacrucis viviente, pero más de 500 personas participaron en el recorrido que partió de la parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria, en Cuatro Caminos, para recorrer El Polvorín, Leovigildo Gómez y Tomás Aznar.

En Ciudad Concordia tampoco hubo representación del Viacrucis, pero el recorrido contemplativo dirigido por el párroco Esteban Kang Choi, abarcó cerca de tres kilómetros. Partieron del punto conocido como el Mirador, sobre la calle Tomás Aznar, para dirigirse a la parroquia de Nuestra Señora de la Luz.

El interior del penal de San Francisco Kobén hubo representación del Viacrucis, conformado por un grupo de internos que fue elegido por buena conducta.

 

MARCHA DEL SILENCIO

Por la tarde se realizaron las procesiones con la imagen de la Señora de las Angustias desde la iglesia de Santa Ana y la del Santo Entierro desde San Juan de Dios, hasta la Catedral.

Noticia anterior

Bomberos sofocan fuego en vehículo

Siguiente noticia

Pasean a imágenes en calles de Xpujil