Inicio»Local»A punto de caer 20 casonas en Lerma

A punto de caer 20 casonas en Lerma

0
Compartidos
Google+

Cerca de 20 casas coloniales ubicadas en la calle 20 de Lerma están en malas condiciones y al menos ocho a punto de colapsar, lo que pone en alerta a la ciudadanía que transita por ese lugar y que teme por su integridad física, señaló el comisario municipal Omar Alberto Uc Sánchez.

Agregó que desde hace nueve meses que inició su administración, pidió audiencia con el alcalde Edgar Román Hernández Hernández, para notificarle la situación de estas viviendas de más de 70 años de antigüedad y que forman parte del patrimonio del pueblo.

“Hay mucho peligro por la cercanía de escuelas como la María del Carmen Poblaciones, cuyos alumnos caminan por ese rumbo o esperan camión para ir a sus hogares”.

En respuesta a la solicitud de reparación de fachadas, se nos comunicó que hay un programa para la recuperación del patrimonio popular, en el que se incluiría a Lerma, pero hasta el próximo año.

“Como en la pasada administración municipal no se realizó la gestión, se tiene que esperar hasta 2017. Desde la calle 20 hasta la Escuela de Pesca está el deterioro, y desde que tengo memoria está en las mismas condiciones, ante lo cual solicité por oficio conocer quiénes son los propietarios de  los inmuebles, para exhortarlos a que hagan algo al respecto”.

Sin embargo, no han dado respuesta, por lo que, de no hacerse algo pronto, los edificios pueden venirse abajo y lastimar o matar a alguien, y ante la cercanía de la temporada de ciclones y huracanes, la situación puede empeorar.

Hace seis meses, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) constató las condiciones deplorables de los edificios abandonados, pero señaló que no le corresponde darles mantenimiento.

Pobladores como Jaime Rendón Merlín, Celso Soto Mayo y José Luis Cach Pat, se mostraron preocupados, porque saben que al estar ubicadas las casonas cerca del mar, se incrementa la corrosión de las paredes, y algunas que tiempo atrás estuvieron en tierra firme, ahora permanecen dentro del agua, lo que aumenta el peligro de derrumbes.

Además, esas casas son nidos de malvivientes, drogadictos y adictos al alcohol, quienes incluso las habilitan como baños, cuartos para dormir o motel, revelaron.

“Desde que éramos menores de edad, esos inmuebles estaban en el abandono, y no sabemos quiénes son los dueños. Por ello, los vecinos han insistido en tirar las casonas, antes de que ocurra una tragedia. El INAH siempre da las autorizaciones para construir, y en estos casos deben hacer algo para rehacer un edificio nuevo”.

Gloria Sosa Chan y Concepción Canul May, madres de niños que van a escuelas cercanas a esos inmuebles, sostuvieron que constituyen zonas de peligro, por lo que tienen que llevar y traer a sus hijos, para que no sean asaltados o lastimados por algún delincuente.

Aseguraron que des de hace varios años los vecinos han venido solicitando a las autoridades municipales derrumbar las casonas, pero hasta ahora no se ha hecho nada, y los propietarios no aparecen, por lo que urge darle solución al problema, para evitar que en cualquier momento ocurra un accidente con saldos posiblemente fatales.

Noticia anterior

Sitios arqueológicos abandonados por INAH

Siguiente noticia

Amigo de juerga le hiere el cuello