Inicio»Local»Colegio católico no paga pensión

Colegio católico no paga pensión

8
Compartidos
Google+

Luego de dedicar 22 años de su vida a la enseñanza en el colegio confesional “Miguel Hidalgo”,  y cansada de la injusticia que se comete en su contra, la maestra Cecilia del Carmen Maldonado Castro,  mejor conocida como Ceci, rompió el silencio para denunciar que a tres años de ser despedida, la Dirección del plantel le sigue dando largas y trabas para no otorgarle la pensión a que tiene derecho.

La maestra relató que esta situación le ocasiona problemas económicos e incluso de salud, por lo que pidió la intervención de la Diócesis de Campeche, que maneja este colegio, para que analice su caso, pues la directora general Reyna Pasos Peralta, hace caso omiso a la solicitud de pensión.

“Me apena llegar a estos extremos. Alumnos, padres de familia e incluso mis compañeros docentes, todos conocen a la maestra Ceci, pero tras tres años de dejar el plantel, no me han dado un solo peso”.

Explicó que impartía las asignaturas de literatura, español y metodología de la investigación en primero y segundo grados de preparatoria.

 

Baja por edad avanzada

“Al cumplir los 62 años, la Dirección de la escuela pidió mi baja por edad avanzada, lo que acepté. Sin embargo, a la hora de iniciar los trámites de pensión ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), descubrí que sólo me contabilizan 18 años de servicio, porque la institución educativa dejó de pagar cuatro años mi seguridad social”.

Luego —prosiguió—, al enterarse los directivos del colegio de que investigaba el trámite para mi pensión, de manera inexplicable me despidieron sin darme ni un peso de liquidación.

Triste, e incluso todavía incrédula por la injusticia que le hace la Dirección de una escuela en la que supuestamente también se enseñan principios religiosos, continúa: “Pese a ser un error del plantel, desde hace tres años vivo un calvario, pues no me otorgaron liquidación y tampoco pensión, lo que no es justo, y lo denuncio públicamente, cansada de la situación y de ver que la humildad de la que tanto se habla en la escuela católica Miguel Hidalgo, es una falacia, una mentira”.

La maestra Ceci intenta sonreír, pero la tristeza la vence. “Sé que no me pueden reprochar nada. Durante el tiempo que fui docente me puse la camiseta de la escuela, siempre fui responsable, pueden indagar y sabrán quién es la maestra Ceci. No estoy pidiendo nada que no me corresponda, quiero que me pensionen, porque el error es de ellos y lo pueden hacer porque son mis patrones”.

Maldonado Castro adelantó que interpondrá denuncia jurídica, pero ante el desgaste que implica y las afectaciones a su salud, pide la intervención de la Diócesis de Campeche.

 

NO TUVO NI DESPEDIDA

La maestra Ceci, quien se caracterizaba por ser alegre, asegura que sintió nostalgia al dejar el plantel, pues por los años de servicio se imaginó que, llegado el momento, tendría una sencilla pero emotiva despedida, como actualmente se acostumbra.

No tuve absolutamente nada y sentí muchísima tristeza, pero tampoco estoy pidiendo reconocimientos. El mejor premio me lo da Dios, Él sabe quién es la maestra Ceci, y eso es más importante para mí, agrega con voz entrecortada.

Noticia anterior

Solicitan fumigar el cementerio principal

Siguiente noticia

Prodecon ya brindó mil 409 asesorías