Inicio»Local»Reyes Magos no llevaron juguetes a colonias humildes

Reyes Magos no llevaron juguetes a colonias humildes

0
Compartidos
Google+

Este año los Reyes Magos no pudieron llegar a todos los hogares de los niños campechanos, sobre todo en las colonias donde se asientan personas de escasos recursos como la 20 de Noviembre, donde niños como Nidia Guadalupe se quedaron sin obsequios y tendrán que esperar el siguiente año para obtener uno.

En la calle Oznerol Pacheco número 200, se localiza una casa cuya puerta es un pedazo de corral de madera que no tiene dónde apoyarse y que el viento puede hacer caer en cualquier momento. Ahí viven desde hace ocho años Martha Acosta Chan, con su esposo y dos hijos de 9 y 7 años.

Cuenta que este año no tuvo dinero para comprar un juguete para al menos uno de ellos, por ello prefirió no hablar con sus hijos sobre el Día de Reyes, para que no se sientan mal porque no les trajeron nada este 2017.

“Ahí en el cielo donde están tres estrellas son los Reyes Magos”, les explicó a sus hijos cuando el hermano mayor de 12 años, que no vive con ella, les contó que los reyes eran los padres y no por maldad, sino para que no se sintieran mal porque no les trajeron nada y supieran que no hubo dinero para comprar.

Mientras camina en las calles que carecen de pavimento, tropezando con piedras y pasando las casas que tienden metros y metros de cable para tener energía eléctrica, explicó a reporteros de TRIBUNA que por el momento no trabaja y su esposo es el único que se hace cargo del hogar.

“Antes trabajaba, fui bailarina y hacía el quehacer en casas ajenas, ahora tengo que dedicarme a mi hogar y mis hijos. Mi esposo a veces hace labor de albañil y cobra 800 pesos semanales, también está en la chatarrería y con lo que le dan tratamos de sobrellevar las cosas”, manifestó.

Un poco triste por no poder darles juguetes a sus hijos, menciona que aunque sea un kilo de arroz o frijol tienen para comer sin pedirle nada a nadie para no dar lástima, pues prefiere salir adelante sola e ir construyendo poco a poco su hogar.

Nidia Guadalupe, de siete años, estudia la primaria y no se siente afligida por no tener un juguete.

Román Francisco, de nueve años, no cuenta con el papel de alumbramiento, por tanto no ha podido ingresar a la escuela.

Acosta Chan explicó que personal del hospital perdió el papel.

Poco a poco dice que levantará la casa y juntará dinero para que tengan un juguete, pues los que actualmente tienen son regalados. Señaló que saldrá adelante para darle lo mejor a sus hijos.

Noticia anterior

Llevan Reyes Magos la alegría a los pequeños

Siguiente noticia

Realizan Festival de la Rosca de Reyes