Inicio»Carnaval 2017»Casi en extinción el Martes de Pintadera

Casi en extinción el Martes de Pintadera

0
Compartidos
Google+

Las batallas campales del “Martes de Pintadera” en las colonias populares y los barrios tradicionales de la ciudad están en vías de desaparición, y en su lugar este año se observó un repunte de los toldos, o bien la celebración en el interior de los hogares para evitar agresiones de pandilleros.

La tradición se mantuvo en colonias como Leovigildo Gómez, Morelos, Santa Lucía, Polvorín, Miguel Hidalgo, Granjas, Bellavista y Samulá, donde grupos de niños y jóvenes salieron a las calles o a los parques públicos a la “pintadera” con sus amigos, conocidos o familiares. Se respetó a los transeúntes o vecinos que no desearon participar.

En otros suburbios como Miguel Hidalgo, Ampliación Miguel Hidalgo, Samulá, Kanisté, Jardines, Cuatro Caminos, Fidel Velázquez, Concordia, Siglo XXI, Siglo XXIII, San Francisco, San Román, Santa Ana, Las Flores, El Carmelo, Esperanza y Plan Chac, entre otros, prácticamente no hubo participación. La rutina diaria no se vio interrumpida en el último día del Carnaval 2017.

Quienes participaron este año en la “pintadera” fueron principalmente adolescentes y niños, bajo la supervisión de sus padres o mayores. Utilizaron “pinturas de agua” y trapos. Pocos se alejaron del perímetro de sus hogares, de manera que la mayoría de las calles de los suburbios permanecieron vacías, con frecuentes recorridos de patrullas de la Policía Estatal Preventiva.

Jorge Agustín Moo Cohuó, vecino de la colonia Morelos, dijo haber sido rey feo del Carnaval en 1992, y se pronunció porque las autoridades fomenten la conservación de las tradiciones. Es una práctica de identidad. En colonias y barrios tradicionales vemos que paulatinamente se van perdiendo. “En nuestra colonia nos organizamos para que no muera el Martes de Pintadera”.

En el parque del Holoch los vecinos de al menos cuatro colonias aledañas se niegan a dejar morir la tradición de la pintadera y el toro petate. Eddy Narváez Notario, uno de los líderes, explicó que junto con su familia tratan de que no se pierda la tradición de la pintadera y el toro petate en las nuevas generaciones.

Reconoció que en Campeche algo que ha incidido para que se pierda la diversión de la pintadera son los templos. Mucha gente ha dejado la religión católica, que es más permisiva con ciertas costumbres, y dejó de participar en las festividades de la carne, pero en el caso del parque del Holoch tenemos 35 años impulsando la tradición.

En la Unidad Habitacional Belén, Fernando Ancona Castillo fue uno de los organizadores del toro petate y de la instalación del toldo, y reconoció la participación del Ayuntamiento de Campeche, “que nos apoyó con el grupo musical, un toldo y una comparsa, que llegó para amenizar las festividades”.

En la calle Jericó de la colonia Leovigildo Gómez, las niñas Guadalupe González Lara y Carmen Vázquez fueron algunas de las pequeñas protagonistas que se divirtieron en el Martes de Pintadera.

La mayoría de los que “jugaron a la pintadera” se concentraron en horas de la tarde en el Foro Ah Kim Pech, donde el Comité Organizador del Carnaval contrató grupos musicales para amenizar el ambiente.

 

EN LERMA

Aunque con pocos participantes persiste la tradición del toro petate y la pintadera en la comunidad de Kila, aunque en el resto del poblado de Lerma en esta ocasión no hubo Carnaval.

“Ya se perdió la celebración de la pintadera, y aunque el Carnaval del poblado se celebraba a la par con el de la ciudad de Campeche, en esta ocasión no hubo nada”, lamentaron doña Carmen y Alicia Poot y Guadalupe Can.

“Hasta hace cinco años atrás todavía se hacían comparsas y desfilaban los carros alegóricos por el centro de Lerma. Ahora esto ya se perdió, y ni siquiera hay algo atractivo durante las carnestolendas”. La tarde de ayer se percibió el arribo del toro petate al parque, y solo unos cuantos vecinos de Kila participaron en la ya casi extinguida tradición.

En la Comisaría de Lerma un grupo de música tropical amenizó el baile, que comenzó por la tarde, pero el parque estaba semivacío, al igual que sus principales calles.

Noticia anterior

Dos ahogados

Siguiente noticia

Se arman riñas en el Martes de Pintadera