Inicio»Local»En riesgo 750 mil reses

En riesgo 750 mil reses

1
Compartidos
Google+

ESCÁRCEGA.— Debido a la sequía, que se ha recrudecido en las últimas semanas, y podría extenderse en los próximos meses, unas 750 mil cabezas de ganado están en riesgo permanente de morir, reconoció Omar Martín Arjona Cevallos, presidente de la Unión Ganadera Regional del Estado de Campeche (Ugrec).

Aunque aseguró desconocer la situación real en la entidad, pues aún no tiene los reportes oficiales de las asociaciones ganaderas locales, estimó que hasta el momento el número de muertes del hato podría estar entre los dos mil animales o más. Esa cifra seguramente aumentará en las próximas semanas, subrayó.

Por lo pronto, tenemos animales caídos y otros con pérdidas de peso, lo que sin duda representa un mal augurio para la actividad. De continuar la situación como hasta ahora, las mermas económicas sean incuantificables para el sector, admitió.

Son necesarios, expuso, mayores apoyos del Gobierno. Los ya otorgados solo representan paliativos y no benefician a los productores campechanos en general. La etapa más crítica de la sequía está por llegar. Será  más intensa que la de otros años.

Calculamos que en todo el Estado se registran pérdidas en un 10 por ciento del hato, principalmente en lo que se refiere a que el ganado pierde peso y la comida y el agua escasean, porque los jagüeyes se secan.

Otro aspecto que afecta son las quemas agrícolas y los incendios provocados por cazadores furtivos, por lo que las dependencias pertinentes deben reforzar su vigilancia para impedir estas acciones.

Arjona Ceballos destacó que en el Valle de Yohaltún les brindaron 300 hectáreas de sorgo para empacar y el Gobierno del Estado apoya con melaza, que se distribuye en el gremio con 40 por ciento de descuento, pero esas medidas son insuficientes.

Fallecieron 400 en el municipio de Escárcega

ESCÁRCEGA.— A cinco meses de sequía, el municipio registra la muerte de unas 400 reses, y el hato presenta graves problemas de desnutrición y enfermedades a consecuencia del calor, afirmó Sergio Ramírez Moreno, presidente de la Asociación Ganadera Local de Escárcega.

En los últimos cuatro años, expuso, estimamos la muerte de unas mil 500 reses en el municipio, lo que sin duda ha dejado daños económicos a los ganaderos, y lamentamos que cada vez las cosas estén peor, por cuestiones del clima, al no regularizarse las lluvias.

La actividad está en riesgo, no solo por el deceso de reses, sino porque pierden peso, dado que no hay suficiente comida y el agua escasea en casi todos los ranchos.

Nos preocupa, que pese a estar preparados, por las experiencias de cada año, en esta ocasión la situación tiende a salirse de control, dado que no hay señales de lluvia y son  altas las temperaturas, que definitivamente afectan al hato.

Los jagüeyes están secos, y eso obliga al productor a tener gastos adicionales, además de lo que debe erogar para combatir enfermedades por el intenso calor y garantizar la alimentación.

Si en los próximos días no llegan pacas de alimento, la situación empeorará. Hay el compromiso de tener sorgo del Valle de Yohaltun, con lo que esperamos resarcir un poco los daños en el hato, pues se estaría garantizando algo de comida, pero no suficiente para afrontar toda la temporada de sequía.

Necesitamos melaza con urgencia. Confiamos en que el Gobierno del Estado nos ayudará  con precios accesibles, para que ningún productor quede en riesgo de que mueran sus animales.

En Candelaria se estima que perecieron 300

CANDELARIA.— Alrededor de 300 cabezas de ganado han muerto de sed y desnutrición en la zona ganadera del municipio de Candelaria, ante el intenso calor que provoca la presente temporada de estiaje, lo que representa millonarias pérdidas económicas y se teme que haya mortandad similar a la registrada en 1998, de más de dos mil reses.

Armando Moreno Sotelo, presidente de la Asociación Ganadera Local General de Candelaria (AGLGC), señaló que la temperatura rebasa los 43 grados.

Podría ser una de las peores temporadas de estiaje, pues apenas inicia y es agobiante el calor, que provoca la muerte de reses por falta de agua y alimento y enfermedades que surgen por esta situación.

Contamos con apoyo de melaza subsidiada por el Gobierno Estatal en 40%, y estamos haciendo pacas de pasto Tanzania, que estará a disposición y venta de todos los productores a 25 pesos, sea o no afiliado a esta agrupación ganadera, abundó.

Entre las enfermedades que surgen destacan garrapatas, carbón sintomático y hasta neumonía, pues luego del intenso calor en horas del día, por  la madrugada desciende la temperatura y afecta la salud del hato y lo diezma.

Pidió a los productores que tienen aguas en jagüeyes que los cerquen y pongan bebederos, pues otra causa de mortandad es que los animales quedan atascados y mueren en los abrevaderos.

Es una de las peores sequías que enfrentan los ganaderos, pues tiene más de 5 meses y medio que no llueve. Consideró que en años pasados no se había sentido una temporada tan severa, y la comparó con la sequía de 1998, cuando fallecieron unas dos mil reses.

Por la situación que vemos –dijo – pinta similar o quizás hasta peor. Qué paradoja, no ha llovido, y si lloviera de imprevisto, también afectaría, porque la vaca delgada si llueve se enferma y muere, porque sus defensas bajan, y en el caso del pasto seco, al caer las precipitaciones se pudre y el ganado se queda sin alimento y es una situación peor.

La próxima semana, señaló, se contará con cuatro ventanillas de Siniiga para actualización y expedición de aretes, las cuales estarán ubicadas en San Miguel, Nuevo Coahuila, Esmeralda y Miguel Hidalgo, en beneficio de productores, sean socios o no, de la Unión Ganadera.

Noticia anterior

Fémina se desmaya durante discusión con su pareja sentimental

Siguiente noticia

Enlace de Alfonso y Sandra