Inicio»Local»El drama de las madres reclusas

El drama de las madres reclusas

0
Compartidos
Google+

En el último lustro al menos cinco embarazadas han estado sujetas a proceso en las cárceles del Estado, tres dieron a luz desde 2012 y la última se alivió en enero pasado. Representan el nueve por ciento de las reclusas del Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Francisco Kobén, el penal de Carmen y el Centro de Internamiento de Kila.

La subsecretaria de Seguridad Pública y encargada de los centros penitenciarios del Estado, Rosa María Palacios Suárez, señaló que desde hace tres meses el penal de Kobén tiene un nuevo integrante. Es el hijo de una condenada a 10 años de prisión por delitos contra la salud.

El infante es el único menor de 18 años que permanece en el penal en los últimos cinco años. Con la nueva Ley Nacional de Ejecución de Sanciones, el pequeño estará con su madre por tres años y no tres meses, como dictaba la norma anterior. Actualmente hay otra embarazada sujeta a proceso por robo con violencia.

Palacios Suárez sostuvo que desde el 2012 cuatro embarazadas han estado en Kobén. La quinta estuvo en el Cereso del Carmen, y recobró su libertad antes de dar a luz. En Kobén hay registros de embarazadas en el 2013, 2015, 2016 y en lo que va de 2017.

No ha habido ningún deceso de recién nacidos o de las madres en proceso de gestación durante estos cinco años, afirmó, debido a la atención integral brindada y que se reforzó desde el 2015 con la entrada en vigor de la Ley Nacional de Ejecución de Sanciones.

 

SIN QUEJAS EN CODHECAM

En la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Campeche, al menos en lo que va del año no tiene ninguna queja o denuncia por violación de los derechos de embarazadas en alguna de las cárceles estatales.

Con la nueva norma se conformó un Comité Interdependencias con las secretarías de Salud y del Trabajo, de Deportes, el DIF, el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) y autoridades para que ayuden en el desarrollo cultural, deportivo y de labores con reclusas, puntualizó.

El 19 de abril fue la primera reunión, en que se conjugaron funciones con nuestros requerimientos, y nombramos un enlace con el director de los sistemas penitenciarios para que digan a partir de cuándo van a empezar a llenar esas necesidades que por ley y como autoridades son corresponsables.

Como parte de esos esfuerzos y para garantizar los derechos del único infante en la cárcel estatal y de su madre, se han hecho adecuaciones. Tienen un espacio solo para ellos en las galeras del área femenil, con sillas o mecedoras y lo equipamos con juegos,  cunero, pañales, leche y ropa.

Aunado a ello, se les da seguimiento clínico. Primero se les atiende en el área médica del penal, conformado por psicólogos, médicos generales, enfermería, coordinador médico, farmacia y área de internas para observación, que tiene seis camillas. En caso de urgencia se les canaliza al Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”.

Dentro de los proyectos en las cárceles estales están contar con área médica en la sección femenil y habitación de juegos para niños menores y otros para grandes.

Noticia anterior

Unidad y amistad en certamen

Siguiente noticia

Convive Laura Hernández con su bebé en la penitenciaría