Inicio»Local»En oficios peligrosos más de 10 mil niños

En oficios peligrosos más de 10 mil niños

0
Compartidos
Google+

Alrededor de 22 mil niños campechanos de entre 5 a 17 años de edad trabajan en algún oficio, y de ellos más de 10 mil lo hacen en oficios considerados “peligrosos”, confirmó el delegado de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), Víctor Manuel Méndez Lanz.

Pese a ello, aseguró que “Campeche es de los estados con índice bajo de  menores que trabajan en el país, pues de una población infantil de 221 mil 293, se encuentran  ocupados 22 mil 232”, detalló.

En el marco del “Día Mundial Contra el Trabajo Infantil”, que se celebra este 12 de junio, el funcionario manifestó que según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 10 mil 908 infantes laboran en “actividades peligrosas”, sobre todo en las comunidades rurales.

Según esas mismas cifras, dos mil 156 menores  (de 15 a 17 años) se encuentran en ocupación permitida, en tanto que 20 mil 76 en labores “no permitidas”. De éstos, nueve mil 168 son de 5 a 14 años, y 10 mil 908 lo hacen en condiciones peligrosas, principalmente en las zonas rurales de la entidad. Muchos trabajan en el sector agrícola.

La responsable del Programa del Trabajo Infantil del DIF, María Angélica González García, expuso que en los 11 municipios difunden los derechos de las niñas, los niños y los adolescentes, y previenen el trabajo infantil a través de la educación en las artes y medios de comunicación.

Impulsan el programa “Una Hora Contra el Trabajo Infantil”, en conmemoración de que el 12 de junio es el “Día Mundial contra el Trabajo Infantil”, y los días 12 de cada mes realizan simultáneamente en todos los municipios pláticas y talleres con temas relacionados con ese problema a maestros, alumnos  y padres de familia.

Se cuenta con 457 niños becados, a cuyas familias dan apoyo psicopedagógico, talleres formativos, espacios de actividades culturales y deportivos.

“Estos niños no caen en el trabajo infantil, aunque tienen algunas labores livianas con sus familias, que son supervisados, por ejemplo, ayudan en los quehaceres o venden algún producto que la mamá hace  como generadora de ingresos. Son actividades que no están consideradas como trabajo infantil, no vulneran sus derechos, asisten a la escuela y llevan su desarrollo,

Pidió sensibilización a los adultos, y destacó que para un niño sus mejores herramientas son un lápiz o un  cuaderno, en lugar de algún martillo u otra herramienta similar.

Noticia anterior

Bachearán Chiná con “Soluciones”

Siguiente noticia

Apoyan normalistas a escuela ‘hermana’ de Cañada Honda