Inicio»Local»Nepotismo, aviadores y corrupción en Icatcam

Nepotismo, aviadores y corrupción en Icatcam

2
Compartidos
Google+

Nepotismo, tráfico de influencias, abultamiento de la nómina y facturas infladas, entre otras irregularidades, habrían provocado la caída del ahora exdirector del Instituto de Capacitación para el Trabajo de Campeche (Icatcam), Marco Antonio “El Búho” Avilés Rivera, declararon empleados de esa institución.

Aunque pidieron el anonimato por temor a perder el empleo, aseguraron que presentaron denuncias ante la Secretaría de la Contraloría y entregaron algunas pruebas de las irregularidades, como copia de nómina y otra de un cheque con que Avilés Rivera benefició a su yerno.

En escrito entregado a TRIBUNA, los denunciantes señalaron que desde su llegada al Icatcam hace nueve meses, Avilés Rivera, conocido con el mote de El Búho, “se dedicó a contratar a diestra y siniestra personal nuevo, con sueldos mayores que los que tenemos más tiempo laborando”.

Además, añadieron, se vive y respira ambiente tenso y de gran preocupación. Por cualquier motivo, sin ton ni son nos amenazan, rebajan sueldos por retardos o por no checar a tiempo entradas y salidas, y cuando nos quedamos a sacar la chamba en las tardes, incluso sábados o domingos o cuando salimos de comisión, no nos dan estímulos o incentivos ni nos pagan horas extras. Pagan a la mitad los viáticos.

En información a la Contraloría y al despacho del gobernador, los trabajadores recordaron que a principios de año se manifestó que no se contrataría a más personal por ahorro en el gasto corriente, pero de enero a junio se contrató a poco más de 30 personas con salarios mejores que los que devengan quienes sí trabajan en el Instituto.

Proporcionaron una lista de “aviadores”, como la esposa de un sobrino del director, de nombre Suemy Rodríguez Alpuche, y su yerno Jaime García Balderas, quien cobra una plaza en Seybaplaya y al mismo tiempo es delegado del IEEA en Hecelchakán, plaza que le asignaron mientras el suegro estuvo a cargo del Instituto de Alfabetización.

También cobra en la nómina una persona identificada como Gilberto Brito, homónimo del actual director del IEEA,  quien sustituyó a Avilés Rivera en ese organismo.

Otro es Germán Pastor Rodríguez, quien estuvo como supervisor temporal del programa de Ceresos,  y una vez que ese programa terminó,  se mantiene sin hacer nada en la Dirección de Vinculación. Otro es Mario Huchín C. quien se sabe era su empleado en el mantenimiento de su casa. Además, Avilés Rivera tiene un asistente personal y cuatro secretarias.

Los trabajadores dijeron que entregaron copias de las abultadas facturas de comidas y desayunos, que todos los días consumía el director en varios restaurantes de la ciudad capital, en actividades privadas, no vinculadas con su función en el Icatcam.

Noticia anterior

Invierte SCT 53 mdp en mantenimiento carretero

Siguiente noticia

Oferta obligada ante sanción anunciada