Inicio»Local»Fuera Atilano de alcaldía

Fuera Atilano de alcaldía

1
Compartidos
Google+

ESCÁRCEGA.— Luego de 22 meses de turbulenta administración, Atilano Mosqueda Aguayo solicitó ayer por la tarde al Cabildo licencia definitiva para abandonar la alcaldía, y provisionalmente ocupará su puesto la primera regidora Marina González Flores.

Todo indica que el suplente de la alcaldía, Américo Ortega Manrrero, no sería considerado por el Congreso del Estado para asumir la Presidencia Municipal, y se da como un hecho que será el empresario Carlos Collí Cuevas, actual subsecretario de Gobierno en el sur del Estado, quien concluya el periodo. En la sesión de Cabildo trascendió que el otro probable sucesor sería Ramón Carrillo Ortegón, director del Instituto Tecnológico Superior de Escárcega.

Extraoficialmente se comenta que la dimisión de Mosqueda Aguayo, que también incluye la renuncia de su esposa Gladys Rubí Cambranis Cambranis a la presidencia del Patronato del Sistema Municipal Integral de la Familia (DIF), obedece a las severas irregularidades que diversas dependencias del Gobierno del Estado reportaban de su administración al gobernador, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas.

Desde el primer trimestre de su gobierno, Mosqueda Aguayo marcó la “línea” de lo que sería su administración. Su principal error fue, sin duda, las designaciones de María Azahar Faisal Cahuich y Ramón Ucán García como oficial mayor y tesorero, respectivamente, quienes junto con el “asesor” Eduardo Perera Pérez, se enfrascaron en una lucha intestina por el control de la Comuna.

Eso llevó al caos a la administración, pues los gastos desmedidos de Faisal Cahuich complicaron las finanzas municipales saqueada por el exalcalde Fernando Caballero Buenfil, quien hasta ahora no aclara un faltante de más de 30 millones de pesos.

“Tilo”, como se le conoce en el municipio, no logró impedir que su hermanito Iván se convirtiera en el poder tras el trono. Le permitió tener injerencia en la Comuna, y aunque no daba la cara, era más que obvio que los funcionarios le rendían cuentas y ante cualquier situación tenía que dar su anuencia.

Luego la renuncia de Omar Arjona Cevallos de la Dirección de Obras Públicas, para dar paso a la llegada de Cristal Ugalde quien en menos de un año fue acusada de enriquecimiento indebido, de control en asignación de obras, de crear empresas fantasmas y coludirse con el constructor Silvestre Lemus Orozco, a quien benefició descaradamente.

Aunque tarde, sin mucho por recuperar, el hasta ayer alcalde decidió en febrero de este año reestructurar su gobierno. Cesó al oficial mayor, al tesorero y al director de Obras Públicas y Desarrollo Social, a donde llegaron José Luis Trujeque Chi, Erwin Romanelli Velásquez, Arturo Cosgaya Loeza y Tereso Estrada García, respectivamente.

Sus constantes ausencias del municipio, falta de cumplimiento a sus promesas y el desorden administrativo derivó que los problemas en el interior de la Comuna fuesen cada día más críticos. Ante tal descontrol e incapacidad de enderezar el Gobierno Municipal, le pidieron renunciar.

 

QUE VA AL GABINETE

Tras la sesión de Cabildo de unos 80 minutos, Mosqueda Aguayo expresó que “no se va por la puerta de atrás, sino con la frente en alto”, pues ocupará una encomienda en el Gobierno del Estado.

“No defraudé a los escarceguenses, sino todo lo contrario. Siempre puse mi empeño y dedicación para que las cosas salieran de lo mejor. Tuvimos errores, como todos, y salimos adelante”, justificó.

“No estoy enfermo ni en riesgo mi salud, como se rumora. Mi separación de la Presidencia Municipal obedece a la invitación a incorporarme a la administración estatal, que en los próximos días decidirá el gobernador Moreno Cárdenas”, enfatizó.

Marina González Flores, alcaldesa provisional, aseguró que todo seguirá igual y que no habrá cambios en el equipo de trabajo.

Noticia anterior

Presentan poemario ‘Un coloquio con la soledad’

Siguiente noticia

Indagan supuesto abuso sexual a equipo de fútbol