Inicio»Local»Resurge conflicto por tierras

Resurge conflicto por tierras

0
Compartidos
Google+

TENABO.— El conflicto por la posesión de unas cuatro mil 500 hectáreas del predio conocido como Xpick, en el ejido Emiliano Zapata del municipio de Tenabo, se agravó ayer cuando un grupo de personas armadas ingresó al terreno y cerró los accesos con troncos de árboles, mientras los ejidatarios colocaron tractores y camionetas en el camino que conduce a esa propiedad.

Los hechos se registraron cerca de las 10 de la mañana, cuando gente con armas de grueso calibre llegó a bordo de una camioneta blanca con placas CR-05-908, al predio ubicado a casi un kilómetro de la comunidad.

Rompieron candados, tumbaron árboles para tapar los caminos, destruyeron cercas de alambre de púas y colocaron trampas con clavos para asegurar el predio y para impedir el acceso a milpas, apiarios, parcelas y potreros de los zapatistas.

En respuesta, los 50 ejidatarios cerraron con tractores y camionetas el acceso del predio, montaron guardias para evitar que esa gente salga e ingresen otros, y uno de los afectados, Rubén Ku Poot, acudió a la Fiscalía a interponer denuncia contra este grupo y el supuesto propietario.

Pidieron la intervención de la Fiscalía para sacar a los invasores, “ya que esta superficie, de la que se ostenta como dueño Humberto Valdez, en realidad es tierra nacional y así está estipulado en la carpeta básica del ejido Emiliano Zapata. “No es propiedad privada, pero al parecer ya fue vendida por Valdez”, acusaron.

El comisario ejidal Juan Antonio Ku Chan señaló que el problema tiene varios años, y que los campesinos cultivan maíz, hortalizas y tienen ganado. Se le conocen como Xpick, pero el supuesto propietario lo identifica como “Predio Innominado” y el problema está en el RAN y la Sedatu desde el 2000. De cuatro mil 500 hectáreas hay trabajadas mil 500.

En 2007, Humberto Valdez, exdirector del Registro Público de la Propiedad, aseguró que es su propiedad, pero nunca presentó pruebas ni escrituras, sólo planos apócrifos.

Noticia anterior

Emotiva despedida a docentes

Siguiente noticia

Dar la cara al pueblo, responsabilidad