Inicio»Local»Casas financieras, el riesgo del dinero fácil

Casas financieras, el riesgo del dinero fácil

0
Compartidos
Google+

Por la crisis económica, para saldar pagos imprevistos “tener algo” para festejar en Navidad y Año Nuevo, y por las trabas y tramitología que exigen los bancos, las financieras independientes, que otorgan “préstamos el mismo día” y sin tanto papeleo, se han multiplicado en la ciudad, en perjuicio de sus clientes, que en ocasiones terminan pagando hasta tres veces más de lo que recibieron.

El subdelegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Francisco Javier Matú Hernández, explicó que los principales problemas que presentan es que el usuario al momento de contratar acude a estas instituciones, porque el banco les cerró las puertas.

Y entonces firma documentos sin darse cuenta de lo que contiene y difieren las palabras del ejecutivo que los atiende, con el documento finalmente suscrito, y que constituye el arma para proceder contra los intereses del contratante.

Es decir, normalmente dan una cierta cantidad. Por ejemplo, al solicitar 10 mil pesos se le otorga un contrato que indica que es esa cantidad más intereses y por tanto se compromete a pagar hasta 17 mil pesos como indica el pagaré. Los siete mil corresponderían a intereses, pero muchas veces pagas hasta dos o tres veces más la cantidad que te entregaron, confirmó.

En la entidad no se tiene un padrón exacto de las financieras, ya que la mayoría está registrada a nivel nacional y sólo tienen una o más sucursales, que oficialmente cobran desde “5 hasta 15 por ciento” de interés mensual.

El problema inicia, precisó, cuando el usuario se atrasa, pues se van acumulando los montos adeudados y es entonces cuando esas financieras a través de diversos métodos e incluso despachos de cobranza, proceden a las intimidaciones.

Hay que reconocer, subrayó, que la mayoría de estas instituciones acuden a despachos de cobranza para tratar de amedrentar e intimidar a los usuarios con prácticas ilegales, maltratos, ofensas y amenazas de que embargarán la propiedad del deudor, para lo cual entregan documentos similares a los de un juzgado, pero que no lo son, lo cual también puede ser considerado como delito, añadió Matú Hernández.

En 2016 se tuvieron de 12 a 15 quejas por este tipo de cobranzas, y en 2017, a raíz de las reformas que castigan hasta con pena corporal esas prácticas, las quejas se redujeron a dos o tres.

 

Los pagos son difíciles

 

En la entidad existen diversas financieras que ofrecen variados métodos de pago para quienes, por necesidad, recurren a ellos como última instancia. La mayoría se basa en el buró de crédito para otorgar el préstamo.

Eso significa que una persona con altas deudas y atrasos reflejados en su buró no podrá recibir más de 10 mil pesos. Normalmente le ofrecerán a partir de tres mil pesos y hasta cinco mil como límite. Tampoco por tener buen historial podrán disponer de mucho dinero, pues el monto aumenta luego del segundo préstamo con la empresa.

Por lo común los requisitos son identificación oficial, comprobante de domicilio como recibo de luz, teléfono o cable, referencias telefónicas y recibos de nómina o en su caso algún comprobante de ingresos donde trabaja o historial bancario.

Las financieras más recurridas en Campeche son Financiera Independencia, que ofrece desde 7.2 de interés por cada mil pesos y ofrece pagos mensuales, quincenales y semanales. Por un préstamo de 10 mil pesos dan un año o dos para saldarlo, con pagos de entre 300 y 600 pesos quincenales, más un seguro de vida de 115 pesos. Similarmente trabaja la Financiera Libertad, donde el monto autorizado depende de si el cliente está en buró y de su salario.

En Apoyo Económico el interés es de 5.5 por ciento, por 10 mil pesos y por un año se paga semanalmente 399 pesos, por dos años, 289 pesos. En Crédito Familiar  los intereses incrementan del 48 al 115 por ciento anual. Por cinco mil pesos a un año, se paga 600 pesos al mes y los primeros cuatro son directo a interés y posteriormente al capital.

Compartamos Banco, a diferencia de las demás, trabaja en grupos de hasta 10 personas a los cuales les entregan el préstamo. Los intereses difieren por la cantidad que junten, pero los pagos son fijos. Si una persona se atrasa y no puede pagar, las demás tendrán que responder por el pago sea de una quincena o mes, o completo en caso de que la persona desaparezca.

 

Intimidación

Cristóbal López pidió un préstamo en una financiera que le fijó cada pago en fecha y hora determinada, pero que por cuestiones de trabajo no podía realizar, por lo que llegó a un acuerdo con la institución para que pueda ser cubierto en otra fecha.

Había quedado con la institución en algo y cuando me di cuenta de mi estado de cuenta aparecían intereses por atraso. Muchas veces fui a reclamarlo y me decían que no me perjudicaría, pero al final mi deuda se elevó. Me negué rotundamente a pagar el dinero de más, ya que era el doble de la cantidad que pedí.

En represalia, narró, “me estuvieron intimidando vía telefónica, al grado de insultarnos con la operadora, luego me llegó un documento donde dice que me embargarían, aunque nunca lo hicieron. Tampoco les pagué el dinero de más, sostuvo.

Estela Daríos tuvo un problema similar, por no revisar las letras pequeñas. Pensó que del préstamo que pidió en uno de los grupos de Compartamos sólo se haría responsable del de ella, y sin embargo fue lo contrario. Una de las personas del grupo hizo tres o cuatro pagos de un préstamo de 10 mil pesos, y lo suspendió.

Los despachos de cobranza asistieron a todas las direcciones de las que componían el grupo, no para pedir el paradero de la que no pagó, sino para cobrarles el dinero completo.

La amenazaron con embargarle todos sus bienes, hasta su casa, lo que la asustó mucho, pues en una ocasión insistían en que les otorgara un electrodoméstico, hasta que acudió a la Condusef, donde les aclararon que eso no era lo correcto. Dejaron de molestar, y al final encontraron a la deudora por medio de otra persona que también era intimidada.

Noticia anterior

Portada

Siguiente noticia

La cena de Navidad costaría 2,500 pesos