Inicio»Local»En riesgo, ahorro de 25 mil campechanos

En riesgo, ahorro de 25 mil campechanos

2
Compartidos
Google+

Más de seis millones de usuarios a nivel nacional y por lo menos 25 mil campechanos manejan su dinero en cajas solidarias o en “Sociedades Cooperativas de Ahorro Popular” (Socaps), que no garantizan la seguridad de su inversión ni cumplen con los requisitos que marca la ley en la materia, advirtió la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

En Campeche, la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) alertó sobre la operación de al menos dos cajas de ahorro, que no cumplen con la norma ni garantizan la seguridad del dinero que ahí depositan los campechanos

La dependencia precisó que de cinco cajas de ahorro existentes en el Estado, sólo la Itzáes, S.C. tiene autorización de la CNBV para  operar, dos están impedidas y son la Mulmeyah, que está en “alerta roja” y la Caja Solidaria del Sur de Champotón.

La CNBV señala que existen Socaps y algunas figuras sociales similares que no están autorizadas para captar ni son supervisadas oficialmente, por lo que para constatar que se está ahorrando en una verdadera sociedad de éstas, el usuario debe cerciorarse que tiene el carácter de socio.

Le deben proporcionar físicamente su certificado que lo acredita como tal. Lo deben invitar a participar de forma activa en la toma de decisiones de la sociedad y en la elección de su Consejo de Administración y Consejo de Vigilancia, con derecho a voz y voto en asambleas generales de socios, para que pueda exigir transparencia y rendición de cuentas.

La Condusef advirtió a los ahorradores estar muy alertas sobre esquemas de captación irregular, pirámides financieras fraudulentas que pueden poner en riesgo sus ahorros, y especial cuidado con aquellas sociedades que cuentan con un administrador único o “dueño”.

Francisco Javier Matú Hernández, subdelegado de la Condusef en Campeche, explicó que las cajas de ahorro son sociedades sin fines de lucro, para operaciones de ahorro y préstamos sólo a sus socios.

“Mucha gente recurre a ellas y no a instituciones bancarias, ya que les ofrecen mayores intereses y normalmente operan en municipios o lugares en donde no hay sucursales bancarias”, añadió.

La CNBV las cataloga como autorizadas, básicas, las que están en proceso de autorización y otras que todavía están en consolidación e impedidas para captar recursos y socios.

Las autorizadas son las que cumplen con todos los requisitos de la CNBV, tienen seguro o fondo de depósito de hasta 25 mil UDIS, —el precio de la UDI es de 5.88 pesos— es decir que garantizan hasta 147 mil pesos del ahorro por cuenta, por si quiebran.

“En caso de que su sociedad tenga activos por más de 2.5 millones de UDIS (aproximadamente 13 millones de pesos), es aún más importante que ejerza los derechos arriba señalados y fomente su transición hacia una entidad autorizada y supervisada y que esta transformación sea dentro del plazo máximo que establece el marco legal”, señaló

Las básicas son las que tienen menos de 2.5 millones de UDIS como activos, y no requieren autorización expresa de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, por lo que tienen permitido operaciones limitadas de ahorro y préstamo y no cuentan con el beneficio del seguro del depósito. “Esto es una desventaja, porque si la caja quiebra, no la respalda un seguro”.

Las que están en proceso de conformación no pueden dar servicio hasta que alcancen su meta como tal, mientras que las impedidas se encuentran en insolvencia y con potencial de quiebra, por lo que no pueden operar ni captar recursos de sus socios.

A pesar de estas circunstancias la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito les permite operar, con la condición de que exhiban en sus contratos las notificaciones, es decir que no cuentan con seguro de depósito y otras circunstancias,  para que se entere el usuario, comentó Matú Hernández.

 

AUTORIZADAS Y EN SOSPECHA

De las creadas cajas de ahorro en la geografía campechana sólo está autorizada la Itzáes Sociedad Cooperativa de A.P. R.L. de C.V., la cual tiene 15 sucursales entre Campeche y Yucatán y alrededor de seis mil 760 socios.

Hay tres básicas: La Caja Solidaria del Sur de Champotón, con cinco mil 751 socios con cinco sucursales; la Noh-Bé, con una sucursal con dos mil 606 socios y Financiera Baluartes, con tres sucursales y 31 socios. Estas dos últimas están distribuidas en los municipios.

La que impedida de captar recursos por estar en alerta roja es la caja Solidaria Mulmeyah, en insolvencia y potencial quiebra. No permitió ser evaluada en tiempo y forma.

De las básicas, la que también está impedida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores es la del Sur de Champotón, aunque no se especifica porqué ni desde cuándo. Como es básica, tiene menos de 2.5 millones de UDIS en sus activos, entonces esto la encripta en las que pueden operar sin la autorización de la CNBV.

En Campeche también funciona la caja Popular Mexicana, autorizada a nivel nacional, y tiene una sucursal en la capital campechana.

Noticia anterior

Se dispara precio de uva

Siguiente noticia

Surge primer caso de encefalocele