Inicio»Local»Mantendrá el Freciez su protesta indefinida

Mantendrá el Freciez su protesta indefinida

0
Compartidos
Google+

Sólo han logrado el apoyo de diputados locales, lamenta

 

Sin el apoyo de diputados ni senadores, y sin respuesta formal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) a nivel central, el Frente Campesino Independiente “Emiliano Zapata” (Freciez) se prepara para un plantón indefinido. Lleva ya seis días de movilizaciones, marchas y manifestaciones.

“¡Zapata Vive… La lucha Sigue!”…. Es el llamado del líder Luis Antonio Che Cu a sus subalternos, a los coordinadores de comunidades, a prepararse para la próxima marcha.

Son las 8:30 de la mañana del sábado, pero la actividad en el campamento instalado en el interior y exterior del Palacio Federal inició mucho antes de que el astro rey filtrara sus rayos sobre los campesinos.

Afanosas, las mujeres descuelgan de sus improvisados tendederos la ropa que por la tarde del día anterior lavaron. Otras levantan pantalones y camisas que tendieron sobre las plantas de ornato, semejando enormes e insólitas flores multicolores que llaman la atención de los madrugadores que por ahí transitan.

“¡Zapata Vive!”… se escucha de nuevo el llamado del líder, a través del megáfono… “Salimos en 10 minutos”. El trajín se vuelve más intenso, se convierte en un ajetreo para buscar cartelones, mantas, y aglutinar a los compañeros para participar en la manifestación matutina.

Los más jóvenes, agotados por los intensos días pasados, quieren robarle algunos minutos más al dios Morfeo, pero sus intenciones son truncadas por sus padres que les sacuden violentamente la hamaca, y de forma severa los conminan a “despabilarse”.

“¡Zapata Vive!….” El tercer y último llamado…., y como respuesta, fuerte, vibrante: “¡La lucha sigue, y sigue!”.

Como un avispero, encabezados por Che Cu los integrantes del Freciez salen del Palacio Federal, irrumpen el poco tráfico de esa hora, y se encaminan sobre el Circuito Baluartes para tomar la calle 10. “¡Zapata Vive!”, se escucha ininterrumpidamente.

De nuevo, a la altura del Instituto Campechano toman el Circuito Baluartes, pasan por el IMSS, llegan al mercado “Pedro Sáinz de Baranda” donde se intensifica el grito de lucha. Su andar es rápido, y aún así provocan lentitud vehicular. Decenas de personas son testigos de su marcha.

Exactamente una hora después, la marcha concluyó. Los frecieztas llegaron de nuevo a su búnker, y de inmediato las órdenes fueron para el desayuno. Líder y subalternos se reorganizan, justo al lado del personal de vigilancia del Palacio Federal que, callados, comen apetitosa cooperacha de chicharrón.

El campamento está en plena actividad. No falta quien se pare a tomarse la selfie de tan inusual espectáculo, conglomerado de hamacas, casas de acampar, cobertores, ollas en el fuego, carne de pollo, huevos, azúcar, y los niños que corretean por el lugar.

“No avanzamos… no hay apoyo, sólo hemos conseguido el de los diputados locales, pero no de los federales ni de los senadores”, lamentó Che Cu; “vamos para largo, es indefinido, pero de aquí no nos vamos”, advirtió.

La segunda marcha del día se realizó por la tarde-noche sobre el malecón de la ciudad.

Noticia anterior

Munícipe está obligado a renunciar a su cargo

Siguiente noticia

Tesorero no presenta el informe financiero