Inicio»Local»En el rescate de haciendas INAH sólo puede asesorar

En el rescate de haciendas INAH sólo puede asesorar

0
Compartidos
Google+

Al ser privadas la mayoría de las haciendas en ejidos, el Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH) sólo puede asesorar en su rescate, y compete a las autoridades turística el invertir, rescatar y proyectarlas turísticamente, afirmó Carlos Miguel Uitz Aké, arquitecto perito del INAH Campeche.

En la pasada sesión ordinaria el Congreso del Estado se aprobó un exhorto dirigido a la Secretaría de Turismo y al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para invertir, rescatar y proyectar turísticamente todas las exhaciendas del Estado, a lo que Uitz Aké respondió que el INAH podría coadyuvar en esta iniciativa sólo como un ente normativo porque la mayoría de las haciendas son privadas.

“En este caso el INAH como ente normativo daría la asesoría, va a indicar los procedimientos de cómo deben ser la conservación de esas haciendas. La mayoría de las haciendas son propiedad privada y en algunos casos ya son ejidales. Entonces ahí ya tienen que ver parte de los ejidos donde se ubican las haciendas”, indicó.

Los casos donde sea propiedad privada tendría que ver la Secretaría de Turismo cómo poder intervenir en cuestión de la parte de recursos, porque se entiende que por ser propiedad privada no pueda entrar ningún ente de gobierno a administrar dinero para esos bienes.

No obstante, recalcó que siempre se ha intervenido para el cuidado de estos lugares, pero en el marco de la ley, cuando un particular se acerca a realizar un trámite para reparación de hacienda, adecuación para un hotel que es lo que comúnmente se está dando o por ejemplo para establecer empresas de cultivo ya que aún hay muchas que se mantiene con esta actividad.

Estimó que en toda la geografía estatal hay poco más de 100 haciendas que datan a partir del siglo XVII, XVIII y XIX, pero muchas de estas ya han perdido gran parte de su extensión.

“Todas esas haciendas en su momento tuvieron un procedimiento de deslindes, porque fueron grandes latifundios y luego se repartieron entre ejidatarios”, puntualizó.

Noticia anterior

Sin sanciones tras el operativo de Profeco

Siguiente noticia

Diez de mayo, firme tradición