Inicio»Local»Niegan reinstalación de empleados del Cobacam

Niegan reinstalación de empleados del Cobacam

0
Compartidos
Google+

Baltazar Caamal Dzib y Lorena Ysabel Noh Tzec se manifestaron frente al Palacio Legislativo en contra de la directora general del Cobacam, Adlemi Santiago Ramírez, quien se niega a cumplir un laudo de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) que ordena la reinstalación de ambos en sus centros de trabajo, pues según fueron despedidos injustificadamente.

Ambos pidieron el apoyo del gobernador del Estado, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, para que se cumpla el laudo de la JLCA y puedan volver a sus trabajos “porque hemos demostrado que no tuvieron razón en despedirnos”.

Noh Tzec narró que laboraba en el plantel 03 de Escárcega, pero por un problema familiar pidió su traspaso aquí a Campeche que le fue concedido y empezó a trabajar en los almacenes del Cobacam.

Sin embargo  al poco tiempo de iniciar sus labores fue despedida, el 16 de enero de 2016 por falsedades que se dijeron en su contra, “puros chismes por lo que me aplicaron un reglamento y me corrieron”.

“La JLCA ha ordenado mi reinstalación y que se me paguen todos los daños. Le fue ordenado el pasado 6 de abril pero hasta la presente fecha la señora no ha querido cumplir”, lamentó.
“Nosotros le pedimos su ayuda al gobernador, que gire instrucciones y que investigue qué está pasando con los laudos que han ganado los trabajadores”, señaló.

En el mismo sentido se pronunció Caamal Dzib, quién dijo que al menos 20 trabajadores que pertenecen al sistema del Cobacam han sido despedidos injustamente, han interpuesto sus quejas y las están ganando, pero no se quiere dar cumplimiento a la reinstalación.

“Yo trabajaba en el plantel 10 de Chicbul, estuve nueve años ahí y después me trasladaron a Lerma donde sólo estuve por 3 meses, a mí me culparon de acoso sexual por elaborar un pene de plastilina, lo que nunca fue cierto».

“Mi fallo es del 13 de octubre del año pasado y tampoco me quiere reubicar y menos pagar salarios caídos, es una arbitrariedad y ella ya se puso por encima de la ley al no obedecer un mandato legal”.

Noticia anterior

Merman delitos por vigilancia de BOM

Siguiente noticia

Baldíos, problema añejo