Inicio»Local»No se conoce la totalidad de zona arqueológica de Edzná

No se conoce la totalidad de zona arqueológica de Edzná

0
Compartidos
Google+

La zona arqueológica de Edzná abierta al público, es tan sólo el ocho por ciento de lo que se ha detectado en estructuras, afirmó el titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Antonio Benavides Castillo, y puso como ejemplo la llamada El Petén, y otras 19 que están mapeadas, pero no exploradas.

Aunque aclaró que hasta el momento en Edzná no se ha aplicado tecnología Lidar (Light Detection and Ranging o Láser Imaging Detection and Ranging), un sistema láser para monitorear un terreno con detalle y hacer mapas 3D, “porque es muy cara”, aseguró que Edzná es una zona de aproximadamente 40 kilómetros, la mitad de lo que tiene Calakmul.

El delegado del INAH en Campeche aseguró que en esa ciudad maya se han detectado y mapeado muchas estructuras, y afirmó que la zona abierta al público representa tan sólo el ocho por ciento de lo que en realidad es.

“En la Gran Acrópolis, que es un conjunto arquitectónico monumental, hay como 20 conjuntos arquitectónicos alrededor, eso no los conocemos. Hemos empezado a trabajar en la Pequeña Acrópolis, y ya sabemos que es un basamento de 70 por 70 metros, con cuatro estructuras encima, y lo sabemos porque está excavado. Pero hay otros conjuntos de edificios al norte, sur, este  y oeste de la Gran Acrópolis que son desconocidos”.

El especialista detalló que hay una zona arqueológica que se llama El Petén, que está al suroeste de Edzná, pero hasta ahí no se ha llegado, eso todavía falta por trabajar, está registrado, mas no explorado.

Otro ejemplo es la Vieja Hechicera, que se empezó a trabajar en los 90, y de repente, por falta de financiamiento, se quedó pendiente. Ahí hay varios conjuntos, es como una veintena, que no se conocen.

“Alrededor de eso, aparte está el asentamiento de la gente común, y no se sabe porque no ha habido el trabajo, no han aplicado el Lidar, o realizado estudios de prospección que nos permita saber qué hay ahí, es decir, bardas, cimientos de casas, plataformas, nivelaciones, eso todavía lo desconocemos”.

La superficie de la zona arqueológica es de poco menos de 40 kilómetros, es lo único que queda de selva, todo lo demás ha sido desmontado para ganadería y agricultura, detalló.

Noticia anterior

Invita Cruz Roja a cursos de verano

Siguiente noticia

Dos días sin agua por negligente funcionario