Inicio»Local»Ni dinero ni tiempo para el Tren Maya

Ni dinero ni tiempo para el Tren Maya

3
Compartidos
Google+

El tendido de las vías y el cruce del tren pueden causar afectaciones ambientales en las selvas de Campeche y Quintana Roo y detonar conflictos con grupos indígenas y de ejidatarios propietarios de los predios que serán afectados, advirtió el investigador de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, Bendreff Dessilus, y acotó: “Se presenta como la gran obra del gobierno de López Obrador, pero se puede convertir en su mayor dolor de cabeza”.

“Es un trazo muy interesante, de muchos retos y de impacto ambiental, porque atraviesa zonas selváticas interesantes, pero también supone un reto de infraestructura. Hay una serie de ríos, lagos y retos de ingeniería”, expuso a su vez el ingeniero Eduardo Ramírez Leal, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

De acuerdo con un reportaje publicado por BBC Mundo, será muy difícil que el proyecto, que contempla mil 500 kilómetros de vías y una erogación de entre seis mil y ocho mil millones de dólares para atravesar cinco estados del sureste de México, pueda concluir en los cuatro años proyectados por el gobierno de López Obrador, y lo más probable es que se lleve todo el sexenio.

De acuerdo con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, la decisión de extender la ruta se debe en parte a que ya se cuenta con el derecho de vía del antiguo Ferrocarril del Sureste, que iba desde Palenque hasta Valladolid, y para financiar el proyecto se prevé utilizar los fondos recaudados a través del Impuesto al Turismo, que anualmente asciende a unos 370 millones de dólares.

“Como no va a ser suficiente, se hará convocatoria para buscar sociedad con la iniciativa privada, de modo que va a ser inversión mixta: pública y privada”, precisó.

Para agilizar la construcción del tren, López Obrador señaló que su administración lanzará las licitaciones públicas de los contratos desde el primer momento en que asuma oficialmente la Presidencia el 1 de diciembre.

 

PRINCIPALES RETOS

Bendreff Dessilus, declaró al portal de BBC Mundo que aunque el plan del tren despertó interés tanto en el sector empresarial como de negocios, algunos dudan del financiamiento y el plazo del proyecto.

“Conforme el proyecto se eche a andar, se van a encontrar posiblemente algunas dificultades que van a necesitar modificaciones. Necesitará un poco más de tiempo, incluso como mínimo yo diría todo el sexenio”, señaló Dessilus.

“¿De dónde va a sacar los recursos? ¿Va a aumentar los impuestos? Él ha dicho que no va a aumentar los impuestos. Los recortes salariales de los que AMLO está hablando para sacar recursos para hacer esos proyectos, no le van a alcanzar”, añadió.

A los retos presupuestarios, que fueron el motivo por el cual los proyectos ferroviarios en la administración de Enrique Peña Nieto fracasaron, se puede sumar el desafío de negociar con las comunidades que serían afectadas a lo largo de los mil 500 kilómetros de construcción, que incluyen grupos indígenas y miles de ejidatarios usufructuarios de las tierras.

Otra polémica es el tendido de la vía férrea. Ambientalistas advierten que la ruta propuesta pasa por algunas zonas de reserva ecológica, por lo que son temas pendientes de resolver a fin de que efectivamente los grandes inversionistas se decidan a respaldar el proyecto.

Noticia anterior

Iniciaron las clases

Siguiente noticia

Líderes del SNTE bipolares