Inicio»Local»Deplorable condición de estación de trenes

Deplorable condición de estación de trenes

0
Compartidos
Google+

Lo que era la estación de Ferrocarriles del Sureste no sólo luce en condiciones deplorables, sino está convertida en tianguis por la “invasión” de locales y gente foránea que no toman en cuenta el riesgo de desplome de los edificios aún en pie.

“Da pena ver cómo esta serie de construcciones que fueron tan importantes en el servicio ferroviario hoy están en el abandono, deteriorados, pintarrajeados e incluso sirven como refugio de malvivientes”, lamentó la representante general de los jubilados de la Sección 32 del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros, Ana Josefa Arjona Cámara.

En su paso por Campeche —recordó—, el ferrocarril tenía tres paradas: la estación del Sureste, una más en Escárcega y otra en Candelaria, las cuales están hoy en el abandono. “Estas dos últimas estaban compuestas por edificios pequeños, pero tenían su salita de espera a pesar de que el tren de pasajeros sólo se detenía unos 10 minutos”.

En el complejo de lo que fue la estación del Sureste persisten cuatro edificios con más de 20 años de abandono y unos 10 de estar ‘invadidos’ por familiares de extrabajadores de ferrocarril, principalmente provenientes de Teapa, Tabasco y personas de la ciudad.

Uno de los inmuebles albergó la clínica a cargo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) donde se brindaba atención médica a los ferrocarrileros. Constaba de consultorios y área de medicina preventiva.

En 1999, cuando fue cancelado el servicio de transporte de pasajeros, la clínica fue cerrada y abandonada, y al cabo de los años la invadieron al menos dos familias provenientes de Tabasco.

A un costado del inmueble se ubicaba la caseta de los truqueros (encargados de dar servicio a los trenes, como el llenado de combustible), que ahora es ocupado por un lavadero de autos y una llantera.

Luego hay otro complejo de construcción donde estaban las bodegas del Tren Express y donde se resguardaba la paquetería de los trenes mixtos. Hoy es ocupado por un puesto de venta de quesos, una serigrafía y talleres de carros alegóricos “Huicho”.

En la última parte de este edificio hay un cuarto a salvo que alberga la oficina de atención a jubilados ferrocarrileros, donde entregan recibos de pagos y desahogan otros trámites administrativos a los extrabajadores.

Seguidamente se encuentra el edificio terminal o sala de ascenso y descenso de pasajeros, que pese a estar desocupado y sucio es el lugar de atención de trenistas del Ferrocarriles del Itsmo de Tehuantepec (FIT), que tiene actualmente la concesión del tren carguero.

Finalmente, a unos metros queda una parte de lo que era La Redonda o talleres de fuerza motriz y arrastre, ya que la mayor parte fue vendida a una empresa refresquera.

Cabe señalar que hubo una edificación conocida como la Estación Antigua, pero dependía de la sección 37 de Mérida y operó antes de que se fusionara y diera paso a la estación de Ferrocarriles del Sureste, terreno que alberga las oficinas de la SCT.

 

EN LIQUIDACIÓN

Arjona Cámara consideró que aunque los edificios lucen patéticos aún pertenecen a Ferrocarriles Nacionales de México (FNM) en Liquidación, y sólo el Gobierno Federal podría rescatarlos.

“Y no sólo porque fueron edificios muy importantes en la vida del ferrocarril, sino porque el proyecto del Tren Maya contempla una parada en la capital y estas instalaciones están bien ubicadas, pues están cerca de las principales avenidas de la ciudad, incluido el próximo distribuidor vial”.

Dijo no saber si FNM tiene juicios hipotecarios contra los invasores, pero aprobó el proyecto del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, “por ser bueno y acertado para crear fuentes de trabajo”.

“Nosotros añoramos que regrese no sólo un Tren Maya, sino que se volviera a rescatar el ferrocarril de pasajeros como se venía manejando hace más de 20 años en beneficio de la gente que vive a lo largo de la línea férrea, ya que les representaba un medio de ingreso a través de la venta de animalitos y frutas. Esa gente al acabarse el ferrocarril de pasajeros sufrió y sigue añorando esos tiempos, en los que tenían una forma de ganarse el sustento o tener ingreso extra”.

Finalmente, dijo que el proyecto es una buena opción para atraer un mayor número de turismo extranjero al Estado.

Noticia anterior

Portada

Siguiente noticia

A enfrentar con valentía problemas que vivimos