Inicio»Local»Casonas abandonadas y apeaderos, temas pendientes del Ayuntamiento

Casonas abandonadas y apeaderos, temas pendientes del Ayuntamiento

0
Compartidos
Google+

El tema de las casonas en situación de abandono, y recientemente el de paraderos en malas condiciones estructurales, es urgente de atender, y será prioritario para trabajar con la próxima administración municipal y el nuevo titular de Protección Civil, aseveró el director de Riesgos y Emergencias de la Secretaría de Protección Civil (Seproci), Mario Elizalde Jiménez.

El funcionario manifestó que lo ideal será que participe el Instituto Estatal del Transporte (IET), ya que los paraderos tendrían que ser rehabilitados.

Como saben, remarcó, se empezó a hacer un recorrido por los paraderos de la ciudad para hacerles la revisión, ver la situación en que están, y se detectó un número importante que se encuentran en mal estado.

“Les puedo decir que ya están debidamente señalados, porque se encintaron preventivamente, a fin de que la gente se dé cuenta, y no haga uso de esas estructuras”.

Elizalde Jiménez apuntó que la Dirección de Transporte Municipal y del IET tomarán acuerdos en torno a si se reubicará alguno, pero hasta el momento lo que se observa es que se tienen que reparar.

“Lo mismo sucede con las casonas, hasta ahora tenemos encintada como precaución la de la calle 47 o Brasil, se ha acordonado, pero realmente no da mucha seguridad, por lo que se ha puesto esa medida para que la gente no pase cerca, y menos se quede cerca de ese inmueble con riesgo de desplome”.

Y reconoció que hay más propiedades en el barrio de Santa Ana que lucen grave deterioro, pero sin riesgo de desplome, salvo la de la calle 47.

“Sin embargo, poco podemos hacer, porque le corresponde a la administración municipal que está de salida, pero rindiendo protesta la siguiente, y una vez que sepamos quién será el responsable de Protección Civil, como secretaría tendríamos los acercamientos para las pláticas del trabajo a realizar, y que está dejando pendiente el Gobierno que se va”.

Será un trabajo urgente, porque septiembre es mes de lluvias; octubre y noviembre de ciclones tropicales, y la temporada se prolonga hasta noviembre, generando un mayor exceso de humedad, lo que reblandece este tipo de edificios y materiales, remató.

Noticia anterior

Relega Comuna a 30 comerciantes, dicen

Siguiente noticia

Ahora bloquearon la calle 18 de Dzitbalché