Inicio»Local»Irresuelta escasez de criptas en panteones

Irresuelta escasez de criptas en panteones

0
Compartidos
Google+

Pese a que desde hace por lo menos seis años en ninguno de los cuatro cementerios que funcionan en la ciudad —Santa Lucía, San Román, Samulá y Siglo XXI— hay espacios para sepultar a los muertos, ninguna autoridad municipal se ha preocupado por encontrar solución.

El jefe del Departamento de Panteones de la Dirección de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Campeche, José de Jesús Sánchez Álvarez, confirmó que no tienen algún proyecto para construir otro camposanto en el municipio de Campeche.

Y si los campechanos han pensado en recurrir a los panteones de Lerma y Chiná, distantes a unos minutos de la ciudad, la mala noticia de este año es que también están saturados.

En los cuatro camposantos de la ciudad TRIBUNA constató que a unos días de las festividades de muertos, faltan trabajos de mantenimiento y limpieza.

Sánchez Álvarez, entrevistado a través del intermediario Alejandro Gasca May, precisó que “por el momento no hay espacios disponibles para la venta de criptas”.

Si alguna persona pretende hacer uso de una tumba, osario o nicho para enterrar a algún ser querido, tiene que acercarse al Departamento de Panteones. En el cementerio Siglo XII se tiene terreno, aunque se tendría que pagar y construir.

Para fosa simple el costo es de mil 95 pesos, pago por el cual se tiene derecho de arrendamiento por tres años y con posibilidad de prórroga de dos años más.

El funcionario confirmó que por el momento no tienen ningún proyecto para construir un nuevo cementerio en la ciudad, a pesar del anuncio en la administración municipal pasada. “Se dijo, pero todo quedó en anunció. No hay ningún trámite iniciado”.

Y a pesar de que las autoridades sostienen desde hace varios años que los panteones están saturados y que hay criptas vencidas que deben ser desocupadas, nadie ha proporcionado la cantidad de tumbas, cajones o nichos que existen en los cuatro cementerios de la ciudad, cuántos se desocupan en promedio cada año y cuánto es lo recaudado por renta o venta de esos espacios.

 

PANTEÓN DE 197 AÑOS

El cementerio de San Román, de acuerdo a las cifras oficiales, fue abierto en 1821, por lo que cumple 197 años. Es el que presenta el mayor abandono, sobre todo en algunas paredes y tumbas, que tienen más de 100 años, como es el caso del exrector campechano Tomás Aznar Barbachano, enterrado en septiembre de 1896.

Sólo el año pasado visitaron el lugar más de mil 500 personas en cuatro días.

El cementerio de Santa Lucia funciona desde 1925 en el corazón del barrio del mismo nombre. Es el más grande de la ciudad, y al cual le han incrementado el número de tumbas y nichos desde hace 20 años.

Es en este lugar es donde se realiza el mayor operativo de vigilancia debido al número de personas que acuden a visitar a sus fieles difuntos. Regularmente participan varias corporaciones, incluyendo Secretaría de Seguridad Pública y Bomberos. El año pasado recibió a más de dos mil 500 personas.

El cementerio de Samulá comenzó a funcionar en 1957, por lo que cumplirá 61 años recibiendo a los seres queridos de quienes ya cuentan con un espacio. Hace algunas décadas se utilizó únicamente para los habitantes de la Comisaría Municipal de Samulá.

El cementerio de Siglo XXI funciona desde el 2001 y actualmente es el único que tiene posibilidad de recibir nuevos “huéspedes”.

El horario de servicio en los cementerios es de lunes a domingo de 7:00 de la mañana a 5:00 de la tarde. A las seis de la tarde cierran el acceso al público.

El horario de atención en las oficinas ubicadas en la calle 63 #19 entre 12 y 14 en el Centro de la ciudad, es de 8:00 de la mañana a 2:30 de la tarde.

El departamento ofrece los servicios de inhumación, y exhumación de restos humanos con costo de 370 pesos, que deben ser pagados en la Tesorería Municipal para llevar a cabo los trámites.

Durante las festividades del “Día de Muertos” los cementerios estarán abiertos al público en horario de 7:00 de la mañana a 7:00 de la noche.

Noticia anterior

“Yo también me indigné…”

Siguiente noticia

Ahora pueden llevar las cenizas al hogar