Inicio»Local»Aumenta afición a tatuaje del cuerpo

Aumenta afición a tatuaje del cuerpo

0
Compartidos
Google+

El tatuaje en diversas partes del cuerpo paulatinamente va dejando de ser considerado un signo de identificación de marginados, estrambóticos, rebeldes y raros, y va en camino de convertirse en práctica simbólica cada vez más generalizada.

El psicólogo de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Campeche, Sinuhe Estrada Carmona, señaló que con las revoluciones políticas y sociales a partir del siglo XVIII, la reivindicación de los derechos ha alcanzado al cuerpo.

Al mismo tiempo que los descubrimientos científicos relacionados con el funcionamiento del cuerpo han resignificado la autonomía corporal, es aceptada incluso en los grupos más conservadores, al punto de ser considerado de buen gusto no sólo entre pandillas, sino en altos círculos sociales y políticos.

Para los pueblos antiguos no monoteístas pero religiosos, explicó, el tatuaje estaba relacionado en gran medida con la sexualidad y con el status político, porque era un importante refuerzo del cuerpo en ciertos momentos de la vida, como el nacimiento, el cambio de niño a joven, la muerte, explicó. También tenían un significado religioso, de santidad, y un sentido guerrero, de protección e intimidación.

Según Claude Lévi-Strauss, los tatuajes no eran solo ornamentos, ni tampoco símbolos o emblemas de rango dentro de la jerarquía social, son también mensajes con significado espiritual y moral, no se trata solo de imprimir un dibujo bajo la piel, sino de estampar en la piel todas las tradiciones o la filosofía de un grupo.

El psicólogo Estrada Carmona agregó que en la actualidad, realizarse un tatuaje confirma la identidad, ya que es una manera de expresar lo que una persona es, piensa, siente y dice quién es. Además, simbolizan entre otras cosas, momentos, personas, lugares, acontecimientos, experiencias, circunstancias o decisiones.

“Materializan la autoimagen corporal, el autoconcepto y la autoestima. Refuerzan la apropiación del cuerpo como medio de auto-expresión. En una pequeña proporción las personas se tatúan sin motivos simbólicos o por razones exclusivamente estéticas. La gran mayoría de las personas y de acuerdo a cada cultura el tatuaje simboliza y representa diversos aspectos psicológicos, sociales y culturales”, indicó.

 

¿PROBLEMAS EN LA PIEL?

Desde el punto de vista dermatológico, las personas que piensan en tatuarse deben tener en cuenta los problemas en la piel, infecciones y enfermedades que podrían contraer si lo llega hacer con una persona no experimentada o en lugares y equipo no higiénico.

La medico dermatóloga del Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”, Beatriz Cobos Barquera, explicó que podría haber infección sino se esterilizan los instrumentos o el equipo, o por tener una reacción al pigmento que introducen en la piel, pues es  una sustancia extraña y en ocasiones puede haber cicatrices inadecuadas o granulomas.

Puede infectarse por bacterias, por hongos como son micoticas o también puede haber infección viral, por eso durante mucho tiempo el VIH se contagiaba por esa vía, sin embargo ahora existe más control en las herramientas para tatuajes que antes.

Remarcó que es importante que antes de ponerse algún tatuaje es necesario que entiendan que dentro de cinco o 10 años podría ya no gustarles sin embargo les va a durar toda la vida, y aunque ahora existen métodos para borrarlos, la cicatriz se quedará siempre. Tampoco pueden donar sangre si tienen tatuajes.

“También deben considerar  que hay siempre cierta discriminación para las personas que tiene tatuajes porque por mucho tiempo solo lo hacían los de cierta condición social, lo que les limita el acceso a otras opciones de trabajo o desenvolverse en ciertos ambientes”.

VIGILADOS POR LA CORPISCAM

La Secretaría de Salud, a través de la Comisión de para la Protección Contra Riesgos Sanitarios de Campeche (Copriscam), lleva a cabo las acciones de vigilancia sanitaria en los establecimientos prestadores de servicios de tatuajes.

Estos establecimientos, de acuerdo a la Ley General de Salud, deberán dar aviso de funcionamiento y el personal que realiza los procedimientos de tatuajes deben contar con tarjeta de control sanitario, según ordena el artículo 224 Bis 1 al 224 Bis 16 del Reglamento de Control Sanitario.

Los tatuadores, micropigmentadores y perforadores deberán contar con tarjeta de control sanitario, la cual tendrá una vigencia de dos años, contados a partir de la fecha de su expedición.

La solicitud para obtener la tarjeta de control sanitario, debe presentarse en el formato aprobado por la Secretaría, y debe indicar, cuando menos, el nombre del trámite, del solicitante y su domicilio, el sitio del establecimiento y el horario de atención, así como manual de procedimientos y currículo del solicitante.

En el Estado se tienen cinco visitas de verificación a igual número de establecimientos de los cuales se encuentran en proceso de dictamen.

En caso de no contar con la tarjeta de control o se encuentre vencida o no pertenezca al prestador de servicios, se procederá a la suspensión temporal de actividades, se aplicará aseguramiento en caso que se encuentren máquinas tatuadoras deterioradas, depósitos de tinta sin esterilizar, agujas o joyerías sin fecha de caducidad vencida o sin esterilizar, tintas sin etiqueta, sin fechas de caducidad o vencidas.

En caso de reincidencia se aplicarán amonestación con apercibimiento y multas, de acuerdo a lo establecido en la Ley General de Salud, dependiendo de la infracción cometida.

Noticia anterior

“Hoy se cumple esto”

Siguiente noticia

Sin diésel subsidiado, morirá la pesca