Inicio»Local»Ya no debemos simular

Ya no debemos simular

0
Compartidos
Google+

Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, aspirante a dirigir al PRI, asegura en entrevista al periódico capitalino El Heraldo de México que desde su administración al frente de Campeche se ha convertido en un “gestor eficaz” que puede lograr, para el tricolor, cosas tan importantes como las que ha logrado para su Estado.

Afirma que de cara a la sucesión en el PRI, el próximo líder del partido requiere tres cualidades: congruencia entre el decir y el hacer, credibilidad para ejercer la democracia, y confianza, dejando atrás la simulación y los procesos internos inducidos.

Sobre su relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, Moreno dice que tiene una relación institucional, “pero no soy su empleado. Respeto las opiniones, y creo que México necesita políticos eficaces”, indica.

También revela que existe un acuerdo entre aspirantes y dirigencia para que, como parte del acuerdo de civilidad que suscriban, quien calumnie o acuse sin pruebas de sus dichos será descalificado de la contienda interna del tricolor.

—¿Qué tiene el PRI para que aspire a liderarlo, aunque signifique dejar su Gobierno a la mitad?

—En mi responsabilidad como gobernador he atendido la demanda de los ciudadanos, cumpliendo mis compromisos de campaña.

¿Por qué pensar en el partido?, porque tuvimos la peor derrota en la historia, queremos ser una alternativa, una oposición seria, que diga con claridad lo que no se está haciendo correctamente, pero siempre con una propuesta. Está claro por qué perdimos: la soberbia, la ineficacia, la falta de resultados y la corrupción. Debemos estar al lado de la sociedad, no queremos que el partido se hunda, debemos convocar a una profunda reforma. Por eso estoy contento de que la elección sea abierta.

—¿Aceptaría cambio de método?

—No, no lo aceptarían los priístas, no lo aceptaría nadie. La apertura dará mayor legitimidad y fuerza a esa nueva dirigencia que deberá sumar a todos, construir la unidad ideológica, y ello nos va a permitir modernizar al partido histórico de México.

—Sus argumentos son similares al del resto de los aspirantes. ¿Qué lo hace diferente?

—Tengo el mayor de los respetos por mis compañeros, pero yo nací en el PRI. Tengo 43 años, y 28 de ellos he militado aquí. He hecho campañas, pedido el voto, sudado la camiseta.

Soy priísta de toda la vida. Lo que quieren los priístas es un priísta, no uno que diga que es priísta. No necesitamos priístas de escritorio, necesitamos priístas de tierra que vayan con la gente y se ganen la confianza.

—¿Lo dice por el ex rector de la UNAM, José Narro?

—No, lo digo porque eso quiere el partido. Colosio lo decía: “Ya no más candidatos ni dirigentes que cuando salgan a los cargos de elección o dirigencia los primeros sorprendidos con su militancia sean los priístas”.

—¿Qué respondería a quienes lo señalan como el candidato de López Obrador? Ulises Ruiz, incluso, lo llama ‘Amlito’.

—Respeto las opiniones de todos, pero ¡quién lo dice!, los priístas lo conocen… Su manera de hacer política es peculiar. Ahora resulta que cuando uno construye buena relación con el Presidente es que uno depende de él.

—¿Y por qué priístas cercanos a usted, como Rubén Moreira o Pablo Angulo, votan a favor todas las reformas de López Obrador?

—No mezclemos la gimnasia con la magnesia. Pablo Angulo votó contra la revocación del mandato. Habría que ver la época en que gobernaba Vicente Fox quiénes eran los coordinadores en las cámaras; se votó el IVA, y se aprobaron reformas del Gobierno. Eso no quiere decir que fueran empleados del Gobierno, ¿o sí?

—¿Está de acuerdo en firmar un pacto de civilidad?

—Desde mi punto de vista, no es necesario, porque los políticos profesionales tenemos principios, pero si hubiera que firmarlo, sería el primero.

—Dicen que hay dados cargados de la dirigencia hacia Narro. ¿Tiene la misma percepción?

—Es sencillo: en el PRI habrá reglas, y todos los que participemos habremos de sujetarnos a ellas. Incluso, se propuso algo que apoyo: en este pacto de civilidad, quien haga un señalamiento calumnioso o promueva la división, perderá en automático el registro como candidato.

Noticia anterior

Prevén aumente el calor

Siguiente noticia

Entregan 30.6 mdp en el Día del Empleado Estatal