Inicio»Local»“Botean” para mantener Casa de Estudiantes

“Botean” para mantener Casa de Estudiantes

0
Compartidos
Google+

Jóvenes de comunidades rurales afiliados a la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios (FNER) demandan apoyo de los gobiernos Federal, Estatal y Municipal para cubrir gastos básicos de la Casa de Estudiantes “Dr. Héctor Pérez Martínez”, lo que los hizo salir a botear ayer para conseguir para la luz o el gas, pero fueron reprimidos por agentes de Vialidad.

Los uniformados les leyeron el reglamento para invitarlos a retirarse, lo que hicieron, pero advirtieron que no dejarán de recurrir a la ciudadanía, porque son muchas las necesidades que tienen para ofrecer una estancia digna a adolescentes y jóvenes que llegan a la capital para estudiar secundaria, preparatoria y universidad.

Molestos, se quejaron porque recibieron la advertencia de que “si nos vuelven a ver aquí, nos van a detener y llevar a la cárcel”, contó Óscar Ortiz Pacheco, responsable del albergue ubicado en San Román, en la calle Victoria, entre 16 y 18.

El joven comentó que actualmente, 32 estudiantes ocupan el albergue, pero habrá más, porque están inscribiéndose otros que ya salieron de la preparatoria, y vendrán a la capital campechana a continuar preparándose.

Por ello, pidió a las autoridades de los tres niveles de Gobiern que los ayuden económicamente.

“Mientras no nos escuchen y atiendan nuestras demandas, aquí seguiremos, y si nos llevan a la cárcel, una y mil veces aquí vamos a estar”, advirtió después de confrontar a los elementos de Vialidad.

Imelda Jiménez Rodríguez, voluntaria del albergue, abundó que decidieron botear porque dejaron de recibir recursos del Ayuntamiento de Campeche, que les dijo que no hay más para apoyarlos.

También recordó que un agente de tránsito les recomendó que gestionaran ante la autoridad municipal un permiso para estar en vía pública.

“Metimos el escrito, nos pidieron cumplir con requisitos como casa de cultura o albergue estudiantil. Estamos en eso”.

Sin embargo, como las necesidades son muchas, no hay Internet, la comida no alcanza, y deben pagar el consumo de agua y energía eléctrica, en lo que aprueban el permiso, ayer salieron a botear.

Según dijo, la beca bimestral de mil 600 pesos no alcanza.

“Son hijos de campesinos, de gente pobre, que no tienen otra opción más que recurrir a la ciudadanía. Porque cuando un Gobierno no atiende las demandas, pues le pedimos a la gente”.

Noticia anterior

Faltan servicios públicos en todo el municipio

Siguiente noticia

Sufren los adultos mayores