Inicio»Local»Flagelan a juventud desempleo y drogas

Flagelan a juventud desempleo y drogas

0
Compartidos
Google+

Desempleo, ocupación informal, deserción escolar por razones económicas o embarazos prematuros, drogadicción, alcoholismo, incremento de suicidios y falta de acceso a la educación media superior para 18 de cada 100 jóvenes, son los principales problemas que aquejan a este sector poblacional de la entidad, que el pasado 12 de agosto conmemoró el Día Internacional de la Juventud.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en Campeche hay más de 291 mil jóvenes, de los cuales el 90 por ciento está en la informalidad por falta de experiencia, lo que les impide obtener seguridad social, vivienda y fondo de retiro.

El secretario estatal de Educación (Seduc), Ricardo Medina Farfán, señaló que uno de los retos que tiene, es que los jóvenes continúen con sus estudios, al menos hasta el nivel medio superior, que establece las bases mínimas para el desempeño laboral.

“Nuestro mayor reto es el nivel medio superior, que tiene 82 por ciento de cobertura. De los jóvenes de 15 a 18 años de edad que deben estar en bachillerato, el 18 por ciento no estudia y la eficiencia terminal es de 63 por ciento”.

Insistió que el reto es que más jóvenes inicien y terminen el bachillerato. Es entendible que a nivel superior no todos lleguen, pues no es una opción de vida estudiar una carrera. Algunos prefieren profesión técnica, certificarse o involucrarse en lo laboral, pero lo que sí deben lograr es la preparatoria, sostuvo.

Medina Farfán admitió que los apoyos económicos a través de becas federales o estatales, no garantizan la continuidad de estudios, ya que la causa de deserción y abandono no es únicamente la falta de dinero, sino tiene que ver con el hecho de que el joven no se siente atraído por la escuela.

“Hay que darle un giro a la educación, de la mano con la tecnología. No es que ésta vaya a sustituir al maestro o a mejorar el aprendizaje, pero es una herramienta que cambia el proceso de enseñanza, con materiales distintos como multimedia, videos, simuladores y otros programas atractivos. Cualquier trabajo exige saber manejar bases de datos, hojas de cálculo, y si no se familiarizan tendrán limitantes cuando vayan a buscar empleo”.

Hacia subocupación por inexpertos

De acuerdo con estadísticas del Inegi y la Encuesta Nacional de Empleo (ENOE), los jóvenes de 15 años de edad en adelante ya pueden trabajar, sin embargo, la falta de experiencia o capacitación termina arrojándolos a la subocupación o de plano al desempleo.

El análisis por grupo quinquenal muestra que los adolescentes de 15 a 19 años presentan nivel de desocupación de 2.7 por ciento, y los de 20 a 24 y de 25 a 29, 5.4 porcentual cada uno.

Uno de los problemas que enfrenta esta población al momento de buscar trabajo, es la falta de experiencia laboral: 18.4 por ciento de los desocupados no cuentan con este requisito.

El 5.5% de la población ocupada de 15 a 29 años, declaró estar subocupada, es decir, tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le permite. El 70.4 por ciento tiene empleo informal, y se hace más notorio cuando su escolaridad es baja.

El 91.6 por ciento de los ocupados, con primaria incompleta, está en esta situación, y los que tienen estudios de nivel medio superior y superior, su valor es de 51.3 por ciento.

La vulnerabilidad de la población que se ocupa de manera informal se manifiesta de muchas maneras. Una es el ingreso que perciben: el 53.4% recibe hasta dos salarios mínimos, 15.4 por ciento más de dos y hasta tres, mientras 22.3 por ciento no recibe remuneración. Estas tres categorías representan 91.1 por ciento de la población juvenil ocupada de manera informal.

Entre algunos programas que promueven el empleo está Jóvenes Construyendo el Futuro, que en la entidad agrupa ya a 20 mil 990 que son capacitados en alguna empresa. Los beneficiarios reciben beca mensual de tres mil 600 pesos, durante el año de capacitación laboral, y deben tener entre 18 y 29 años de edad, no estudiar, ni trabajar. Las áreas de interés más solicitadas para capacitarse son ventas, comercio, servicios, administrativos, oficios y agropecuaria.

En la entidad el 57 por ciento de los becarios inscritos son mujeres. Hay casi tres mil jóvenes becarios con licenciatura y 52 con posgrado. Los municipios con mayor número son Campeche, Carmen y Calkiní.

Noticia anterior

¿Merecemos la paz?

Siguiente noticia

Injucam busca alternativas para afrontar los retos