Inicio»Local»“Don José”, de la calle a la casa hogar

“Don José”, de la calle a la casa hogar

2
Compartidos
Google+

Durante más de 30 años vivió sin hogar en las calles de la capital, soportó hambre, frío, indiferencias y sin familiar a quien recurrir, y ahora José Ángel Chablé es uno de los adultos mayores que rescató el Estado a través del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), para demostrar que las personas con 60 años y más en situación de abandono o desamparo no están solos.

Con 72 años de edad, José Ángel Chablé es uno de los 65 mil 79 adultos mayores registrados en Campeche, y pese a que su nombre está en los archivos del Registro Civil, sus derechos humanos fueron violentados, recibió discriminación al ser mirado con desprecio y rechazo por deambular en las calles y comer de los botes de basura.

Hace un año su cama era de pedazos de cartón y bolsas de plástico; sus cobijas periódicos viejos, ropas sucias y botellas. Dormía en donde lr caía la noche, aunque era más común observarlo en el estrecho pasillo ubicado entre la muralla del baluarte de Nuestra Señora de la Soledad y el parque de “Las Banderas”.

Debido al cansancio y al hambre en ocasiones la lluvia lo sorprendía, y entonces sacaba de sus viejos morrales un impermeable con agujeros, se lo colocaba para seguir durmiendo, y cuando había suerte hasta contaba con calcetines.

No es amigable. Al contrario, muy huraño, y según algunos puede ser agresivo, pese a que diversos representantes de asociaciones le llevaban desde ropa hasta comida, que aceptaba con gratitud.

La directora de Atención Integral al Adulto Mayor (DAIAM), Liliana Rendis Buenfil, confirmó que muchas veces se le intentó integrar a la Casa Hogar del Adulto Mayor “Licda. Dolores Lanz de Echeverría”, y fue hasta noviembre de 2018 cuando su  salud empeoró por hipotermia, tras permanecer mucho tiempo bajo la lluvia, cuando paramédicos y elementos de la PEP lo convencieron de que sea  atendido en el Hospital de Especialidades.

De ahí lo trasladaron a la Casa Hogar, donde es uno de los 76 huéspedes que reciben atención integral y ahora, don José, como le llaman de cariño, luce renovado, con tono de piel clara que no era notable cuando vivía en las calles, aunque por dormir por varios años en el suelo, en posición incómoda, padece contractura muscular que le causa dolores al caminar. “No obstante, es un hombre que quiere vivir. Cada día se le ve más contento. Le gusta mucho ver televisión”, puntualizó Rendis Buenfil.

Noticia anterior

Falta de prevención afecta a los abuelos

Siguiente noticia

Arrancaron ciclo escolar y entregan apoyos a niños