Inicio»Local»Fe y alegría al paso del Señor de San Román

Fe y alegría al paso del Señor de San Román

0
Compartidos
Google+

Con entusiasmo, alegría, fe y devoción se llevó a cabo el tradicional paseo por tierra de la escultura del Cristo Negro de San Román, que este año cumple su 454 aniversario, y fue acompañado por la imagen de Nuestra Señora del Buen Viaje, proveniente de Umán, Yucatán. El recorrido duró más de tres horas y la columna de creyentes partió del barrio de San Román, para llegar al Centro Histórico de la ciudad.

Como cada año, decenas de personas se reunieron a las puertas del santuario y desde las 6 de la mañana iniciaron los rezos, agradecimientos por favores recibidos y peticiones al patrón sanromanero. El lugar se impregnó con el olor a flores y ruda, que la gente colocó en el presbiterio, junto con veladoras.

El tradicional baile de la cabeza de cochino amenizó el lugar y también encabezó el recorrido de la escultura de ébano, junto con el coro Santa Lucía, gremios, creyentes de todas las edades, acólitos y sacerdotes.

Estuvieron también la reina de la Feria de San Román y Chiquitita San Román 2019, Shakti Jocelyn Llergo Cárdenas y Samara Bolio Franco, vistiendo el tradicional traje de campechana en color amarillo.

Los fieles entonaron los cánticos Señor de San Román y Alabaré, al tiempo que lanzaban vivas y aplaudían.

Cargado por el grupo de Custodios, el Señor de los Mares inició el trayecto saliendo de su santuario, en la calle Bravo, dobló por la calle 10, pasando por la Allende, y tomó la 12, donde esperaba una grúa que lo subió y colocó junto a la escultura de Nuestra Señora del Buen Viaje. Así continuaron el recorrido para doblar a la Galeana y girar a la 10B.

La procesión continuó por la arteria 12 del Centro Histórico, mientras elementos de Vialidad se coordinaron para evitar percances. Al llegar al cruce de la 65, los custodios cargaron nuevamente al Cristo Negro y lo llevaron por la 16 con dirección a la Iglesia de San Juan de Dios, donde esperaban creyentes con la imagen del santo.

Fue recordado que en ese lugar por más de 300 años se derramó misericordia en el entonces hospital de San Juan de Dios, y que en 1635 recibieron la administración y gobierno los hermanos juaninos. El Cristo Negro descansó en el marco de la entrada al templo, lo que representa tres tiempos distintos y tres órdenes religiosas diferentes.

Hace dos años, el descanso de la imagen del Cristo Negro fue en el extemplo de San José, y el año pasado en el pórtico del claustro del exconvento de San Roque, construido por los hermanos franciscanos.

Tras esa parada, la procesión tomó la calle 51, luego la 14 para llegar al baluarte de Santa Rosa, encaminarse a la Escuela Primaria “Adolfo López Mateos” y retomar la 12, para culminar en la calle Bravo, donde hubo aplausos y cánticos al Cristo Negro.

Noticia anterior

Ordenan consejeros consulta a las bases

Siguiente noticia

Baja embarazos en adolescentes