Inicio»Local»Chocan morenistas y suspenden asamblea

Chocan morenistas y suspenden asamblea

0
Compartidos
Google+

Disidentes encabezados por Carlos Ucán Yam, Gladys Zavala Salazar, María Molina Chablé y Juan Froylán Vera ‘reventaron’ la Asamblea Distrital 01 del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en que se elegiría a 10 consejeros estatales que tendrán la responsabilidad de designar a la nueva dirigencia estatal el 10 de noviembre.

Los inconformes protestaron por no aparecer en el padrón, por la presencia de presuntos infiltrados del PRI y del PAN y por la lentitud en el registro, ya que el Comité Ejecutivo Nacional sólo puso a disposición un equipo de cómputo para atender a más de dos mil asistentes. Entre manotazos y destrozos de una puerta de vidrio, los disidentes hicieron huir al delegado nacional Hernán Cortés.

Cerca de las ocho de la mañana inició el registro y acceso, pero la lentitud y el cierre de la reja del Salón Social del Magisterio tres horas después, generó inconformidades. Decenas quedaron fuera y tuvieron que brincar la barda, para finalmente romper el candado e ingresar, generando disturbios a su paso.

Tras más de cuatro horas bajo el sol, los militantes encararon al representante del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Hernán Cortés, a quien reclamaron por no aparecer en el Sistema de Registro Nacional de Afiliados (Sirena), y es que sólo cinco de los 27 mil morenistas campechanos tenían derecho a participar en la elección.

“¿Quién hizo ese padrón?, no sirve, es una porquería. Y lo hicieron así para sacar a los verdaderos militantes”, reprocharon María Ángela Cahún Ac y Amparo Sánchez Herrera, en tanto que otros afirmaron tener su credencial y código QR, pero ni así pudieron ingresar.

“Sólo pueden participar en las asambleas quienes estén en el padrón”, alcanzó a balbucear el también presidente de la asamblea, a quien le llovieron los reclamos y tuvo que esconderse inmediatamente en el interior del salón social para no ser agredido.

Azuzados por el admirador del Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera, Ucán Yam; la excandidata a diputada local, Zavala Salazar; la extesorera del partido acusada de robo, Blanca Uc Martínez; la consejera Molina Chablé y el aspirante a dirigente estatal, Juan Froylán Vera Pech, los enardecidos morenistas lanzaron acusaciones contra priístas y panistas, a quienes culparon —sin pruebas— de bloquear el evento.

Los integrantes del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) intentaron contener el zipizape pero fracasaron, y uno de ellos acusó a Ucán Yam de agitador y revoltoso, reprochándole que sus derechos partidarios le fueron suspendidos durante un año por adular al narcotraficante mexicano y ponerlo de ejemplo para los jóvenes.

—“¿Qué haces aquí?, ni siquiera tienes derechos políticos en Morena… ¿quieres que tu expulsión sea definitiva?”, le lanzaron en medio de voces de militantes que lo abucheaban: “está expulsado” y “fuera”.

Con empujones y manotazos, los enardecidos militantes rompieron una de las puertas de vidrio e ingresaron por la fuerza a la sede asambleísta, y ante los actos violentos el presidente de la Asamblea salió a informar que se suspendía, tiró el megáfono y huyó por la puerta trasera para evitar ser linchado.

Ya con la mayoría dentro, los disidentes intentaron calmar los ánimos, exigieron que las asambleas se realicen en cada una de las cabeceras municipales, pero fueron abucheados y corridos. Exigieron la expulsión de Gladys y su hermano, el exdirigente estatal Manuel Zavala Salazar, a quienes tildaron de corruptos y de ser un lastre para el partido en el Estado.

Llenos de ira, los morenistas exigieron sacar a los expriístas y expanistas oportunistas que se unieron a este instituto político en busca de beneficios personales, pues ‘no podemos permitir que el PRIAN meta las manos’, y refrendaron su respaldo al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y su cuarta transformación. Amenazaron con marchar hacia el Palacio de Gobierno, pero resultó una ‘llamarada de petate’ y todos se retiraron, dejando hasta las suelas de sus zapatos en la sede de la asamblea fallida.

Los grandes ausentes en la trifulca fueron la dirigente estatal morenista Patricia León López, el diputado federal Carlos Martínez Aké y el senador Aníbal Ostoa Ortega.

Castigo para incitadores a la violencia: Flores Pacheco

Sanción ejemplar contra los incitadores a la violencia que provocaron la suspensión de la Asamblea Distrital programada para ayer en la capital, exigió el diputado José Luis Flores Pacheco, también presidente del Consejo Político Estatal (CPE) quien identificó a Carlos Ucán Yam, Gladys Zavala Salazar, Carmen Molina, Froylan Vera y Blanca Uc como los saboteares del evento.

Luego de que los disidentes azuzaran a los militantes y reventaran la elección de 10 consejeros estatales rumbo a la renovación de la dirigencia estatal del próximo 10 de noviembre, reconoció que hubo deficiencias en la organización, pero aclaró que el representante nacional, Hernán Cortés, rechazó ayuda del Comité Ejecutivo Estatal (CEE).

Consideró lamentable que gente de varios municipios haya acudido a la asamblea y no pudiera participar por estos hechos de violencia que llevaron a su cancelación, pues además, recordó que el padrón estaba rasurado y solo aparecían cinco de los 27 mil afiliados en la Entidad.

“No se vale que gente de otros partidos y del mismo Morena sabotearan la asamblea, generaran un caos, y por ello el delegado nacional decidió suspenderla. La verdadera militancia no provocó ningún alboroto”, arremetió.

El también coordinador parlamentario en el Congreso local, repudió que hubo gente azuzando, que rompió la puerta y el candado, y brincó las bardas para reventar el evento.  “A Carlos Ucán lo sacó el delegado nacional porque no podía participar, y brincó la barda para volver a entrar y continuar incitando a los militantes. El delegado  nos dijo que levantó actas, pero no se vale que después de que la gente viene desde lejos, no se le permita participar”, asentó.

Por ello, pidió castigo para las personas que incitaron a la violencia, aunque confirmó que fue gente ajena a Morena la que empujó y destrozó una de las puertas de vidrio del recinto asambleísta.

“Si son de Morena, fuera, no vamos a permitir que se manche el nombre del partido. Y si fueron de otros partidos, seremos enérgicos porque nosotros no nos metemos en sus procesos, tienen que respetar a Morena”, subrayó.

Flores Pacheco dijo que el CEN deberá fijar una nueva fecha para las asambleas distritales en Campeche y Carmen, y garantizar la participación y seguridad de los 27 mil militantes en la Entidad. “A todos los que estuvieron propiciando la violencia, que les prohíban la entrada. No podemos permitir en Morena este tipo de personas”, insistió.

Noticia anterior

¿Encontrará la fe y justicia?

Siguiente noticia

Hay exrectores y políticos, ¿en la nómina de la UAC?