Inicio»Local»Transporte público “casi” en la quiebra

Transporte público “casi” en la quiebra

0
Compartidos
Google+

Con el 63 por ciento de las 294 unidades a punto de convertirse en chatarra por los años de uso y la falta de mantenimiento adecuado,  el incremento de más del 64 por ciento al precio del diésel, principal combustible usado, y las frecuentes averías por el mal estado de calles y avenidas, el transporte urbano de la capital de la entidad, que aporta al menos 600 empleos directos y 500 indirectos, está a punto de la quiebra, coinciden los directivos de las 12 sociedades cooperativas que prestan el servicio.

Admiten que lo que para ellos es un problema económico —ajuste a las tarifas o subsidio para empezar las mejorías—, para las autoridades encargadas de resolver sus demandas es un tema político, de popularidad. “Nadie se quiere responsabilizar del ajuste, a pesar de que se les ha demostrado desde hace más de tres años que no es necesario, sino urgente”, planteó el presidente de la empresa Murallas, Enrique Uribe García, que ha encabezado la representatividad de los concesionarios previo consenso.

“No es una demanda de ahora, desde el año 2017 hemos venido presentando los estudios que demuestran la necesidad de ajustar las tarifas, sostuvo. Hemos enviado de 20 a 30 oficios, documentado la situación desfavorable en que se encuentra el sector, y no hemos tenido una sola respuesta positiva a nuestras demandas. Ya no podemos aguantar más”, esgrime. Y su gesto es de preocupación.

El más reciente estudio socioeconómico, entregado desde septiembre del año pasado, se fundamenta en el artículo 150 de la Ley de Transporte, y señala textualmente: “La revisión de las tarifas a las que se refiere el Capítulo Noveno del Título Sexto de la Ley, se llevará a cabo cada dos años, previa solicitud de los concesionarios, quienes deberán presentar anexos a su escrito de solicitud, los estudios, costos de operación, programas de sustitución vehicular y demás documentación que les solicite el Instituto”.

Uribe García afirmó que los concesionarios han cumplido desde 2017 con este artículo, y el Gobierno del Estado no responde. En todos los casos ha asegurado que no habrá ajuste a las tarifas, lo que ha propiciado que más del 80 por ciento de los aproximadamente 150 socios de las 12 cooperativas que existen en la ciudad, se encuentren en cartera vencida y a punto de la quiebra.

El último ajuste se autorizó en abril de 2014. Casi seis años después se mantiene la misma tarifa, pero el precio del litro de diesel, por ejemplo, pasó de 13 pesos seis centavos, a 21.47, incremento del 64 por ciento. El seguro de los vehículos, que costaba de seis a siete mil pesos ahora vale 22 mil pesos, incremento de más de 200 por ciento; el salario mínimo en ese año era de 63 pesos 77 centavos y ahora es de 123.22. Subió más del 93 por ciento.

“Las tarifas del transporte son las únicas que no suben. Junto con la sociedad hemos soportado gasolinazos, aumentos a todos los productos de la canasta básica, al agua del garrafón, a todo tipo de comestibles, etcétera, y el transporte sigue congelado. Es algo que no podemos entender”, señalaron los dirigentes.

HAY ALTERNATIVAS

Los directivos de las 12 cooperativas coinciden en que “por el momento” no habrá paro total del servicio. Esperarán las propuestas de las autoridades. Por ahora sólo se han reunido con el secretario general de Gobierno, Pedro Armentía López, pero sin respuesta concreta, salvo la negativa al aumento a las tarifas y el no a los subsidios, como declaró públicamente.

“Nos invitó a mantener el diálogo, a elaborar un proyecto a largo plazo para ver qué se puede hacer, pero no resolvió nuestras demandas. Seguimos en las mismas. Por eso mantenemos nuestra protesta pacífica, el paro parcial de nuestras unidades y seguir esperando alguna reunión con el gobernador Carlos Miguel Aysa González, para saber qué otras estrategias tomar”, expresó Uribe García.

En el estudio presentado al Gobierno del Estado plantean el tema de los subsidios. Cada unidad requiere de 120 a 150 mil pesos, sólo para reparar unidades y aguantar otros tres años, pero la idea es recurrir a los apoyos federales para la renovación de la flota. Existen los programas y los recursos, que no han llegado a Campeche.

Es común escuchar a la gente cuando compara el servicio entre Campeche y Yucatán en que dicen que estamos peor,  pero ellos no consideran, por ejemplo, que allá el Gobierno del Estado les otorga un subsidio mensual de al menos 13 mil 500 pesos, aparte de que paga 50 centavos por cada niño o adulto mayor que aborde las unidades.

Sólo en 2017 invirtieron más de 46 millones de pesos en apoyar a los concesionarios del transporte, y de acuerdo con una información de prensa, este año van a invertir más de tres mil millones para renovar el transporte público en Mérida. En Campeche no se ha invertido ningún peso, afirmó.

Por ello, los concesionarios reiteraron que están dispuestos a aguantar un tiempo más sin ajuste a las tarifas, si el Gobierno del Estado autoriza los apoyos, sea vía subsidios para la reparación de las unidades o mediante la entrega mensual de vales de combustible para reducir en algo los costos de operación.

Uribe García detalló que el subsidio no es limitativo de Campeche. A nivel internacional las compañías que administran el sistema de transporte público casi nunca son autosuficientes. Porque los ingresos no son suficientes para cubrir gastos de operación, mantenimiento y equipamiento, de manera que se manejan diferentes esquemas de subsidio en Canadá, España y otros países.

Insistieron en no dejar de lado tampoco la necesidad de gestionar los apoyos que otorga el Gobierno Federal, además de otras reformas a la Ley del Transporte, para evitar que siga el incremento de los costos de operación. Por ejemplo, la doble y hasta triple credencialización (licencia de manejo, licencia de chofer y tarjetón de operador del transporte público), las frecuentes multas que les imponen arbitrariamente en muchas ocasiones y la obligatoriedad de la contratación de seguros comerciales, que ya son muy caros, en lugar de otras opciones que cubren lo mismo, pero son más accesibles a la economía actual.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Insólito, abrirán hoy los contribumódulos