Inicio»Local»Por robos, retrasan operar el acueducto

Por robos, retrasan operar el acueducto

0
Compartidos
Google+

Anunciaron su construcción el cinco de julio del 2013, para terminarlo en  2018, aunque a más de un año de entregado los campechanos aún no saben los beneficios del acueducto de Hobomó, denominado pomposamente el “nuevo rostro hídrico de Campeche”, que costó más de 485 millones de pesos y se prevé que entre en funcionamiento el primer semestre de este año.

El director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, Sergio Berzunza Camejo, precisó que a un año de su inauguración, el acueducto Hobomó ha sido “vandalizado en siete ocasiones”, y apenas fue el pasado dos de enero cuando se registró el último robo, lo que ha impedido su funcionamiento.

En 2013, acompañado del entonces director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld, el exgobernador Fernando Eutimio Ortega Bernés anunció con bombo y platillos esta magna obra, que mejoraría el servicio de agua potable de la ciudad de San Francisco de Campeche, con inversión estimada en 360 millones de pesos.

Luego de cuatro años de trabajos, en 2018 el acueducto Hobomó fue inaugurado por el entonces presidente Enrique Peña Nieto y el exgobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, y debió iniciar operaciones el 17 de abril del mismo año. Ese día se resaltó que más de 230 mil habitantes del municipio de Campeche tendrían seguro el suministro de agua entubada para los próximos 30 años.

De acuerdo a la Comisión Nacional del Agua, la obra fue inaugurada por el ex presidente Enrique Peña Nieto en abril del 2018, y se puso en una etapa de prueba, sin embargo, fue suspendida la estabilización. La obra fue construida y puesta en marcha en buenas condiciones, sin contratiempos, y el recurso federal se aplicó el cien por ciento.

Durante el periodo de estabilización la obra operó bien bajo la supervisión conjunta de la Conagua, la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Estado de Campeche (Capae) y el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Campeche (Smapac).

A partir de esa fecha, el acueducto que estaba en “posibilidades de operar” inició el proceso de estabilización, pero un mes después —17 de mayo del 2018— fue víctima del primer acto vandálico “a mano armada”, por lo que la Capae canceló la operación e interpuso una demanda.

Los robos no concluyeron. En febrero del 2019 se registró el segundo, misma  situación que se replicó el 16 de abril de 2019, el 25 de noviembre, el 27 de  ese mismo mes y el último el dos de enero de este año.

“Esto no es un tema sólo del monto de lo robado, sino del retraso en tiempos que lógicamente no ha permitido echar a andar de nuevo todo el acueducto, para su proceso de estabilización y entrega al Sistema Municipal de Agua Potable y alcantarillado”, manifestó Berzunza Camejo.

Son quince pozos equipados, detalló, los cuales están ubicados en áreas no habitadas, lo que facilita que sean blanco de “gente ociosa que no comprende la gravedad de sus actos”.

Por los siete robos el Gobierno del Estado ha pagado dos millones 180 mil pesos en el mantenimiento, la adquisición y el remplazo de equipo; una cifra menor para Berzunza Camejo, pero que retrasa su funcionamiento.

“Hay voluntad y disposición del gobernadoro Carlos Miguel Aysa González de que se atiendan estas eventualidades, estos actos, e independientemente de las denuncias, se gestionan recursos. Hay un procedimiento para gestionar recursos y proceder a la reparación correspondiente”, apuntó.

 

Sus beneficios

El acueducto está diseñado para proporcionar 500 litros de agua por segundo en la zona de captación. En el ejido Hobomó se perforaron y equiparon 15 pozos, con un gasto de explotación de 45 litros por segundo cada uno. Sin embargo, la meta es llegar a los mil litros por segundo, para rebasar la necesidad actual, que es de 650.

Se construyeron líneas de interconexión entre los pozos de las zonas norte y sur, de aproximadamente 10.56 kilómetros, para conectar los pozos a la planta de bombeo.

Entre los trabajos también se encuentran dos líneas de conducción: una a gravedad que conecta la planta de bombeo con el tanque cambio de régimen con una longitud de 8.5 kilómetros, con tubería de concreto preesforzado de mil 50 milímetros de diámetro y la línea de conducción a gravedad, con longitud de 17.5 kilómetros, que parte de la caja de cambio de régimen con una tubería de fibrocemento de 36 centímetros de diámetro y la entrega en el tanque de regulación de la galería de Chiná.

Además se construyó una línea eléctrica para abastecer a los pozos y planta de bombeo, una planta de bombeo en Hobomó con capacidad de mil metros cúbicos, equipada para 500 litros por segundo.

Un tanque unidireccional de 60 metros cúbicos de capacidad, una caja o tanque de cambio de régimen, con capacidad de 80 metros cúbicos y tanque de regularización de la galería filtrante de mil metros cúbicos.

Esta obra, a la cual se destinaron 485 millones de pesos, está proyectada para crecer a siete pozos más, con lo que serían 22, y se garantizaría capacidad de mil litros por segundo.

De acuerdo al Sistema Municipal de Agua Potable de Campeche (Smapac), la ciudad capital requiere 650 litros por segundo, y el acueducto está diseñado para que un determinado tiempo se rebase esta cifra.

 

Con cuatrimotos evitarán atracos

Para evitar que el acueducto Hobomó de nueva cuenta sea blanco de robos, la Capae en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública arrancaron una estrategia, reforzando la vigilancia en las zonas donde han sido recurrentes los robos.

Además contrataron pobladores para que en cuatrimotos realicen rondines y se organicen para la vigilancia y cuidado de esta obra.

Sergio Berzunza Camejo, director de la Capae, confió que en el primer semestre del 2020 el acueducto Hobomó sea entregado al Sistema Municipal de Agua Potable. Por ello ya iniciaron las gestiones para adquirir la cablería que sustrajeron el pasado dos de enero, monto robado que no supera los 25 mil pesos.

Este mes debe quedar resuelto, y en abril iniciar el proceso de rehabilitación, indicó. Estamos esperando que la Comisión Federal de Electricidad nos defina a partir de cuándo estará en condiciones de energizar las líneas.

“Es un protocolo de la CFE para el proceso de recibir y contratarse los recibos y el servicio de energía y todo el proceso que se requiere. Ya estamos en la fase final en base a su protocolo”, aseguró.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Quintana Roo provoca con un nuevo municipio